A la Noche.

A la noche, cuando el mundo duerme y los puentes entre el hoy y el ayer son cada vez mas debiles, se deslizan desde ahi junto con el sueño y la muerte. (que son hermanos, para quien no sabe)
Si entre las vueltas de la cama o las veces que te levantas a la heladera o al baño pudieses afinar la vista, acomodarlas esa oscuridad que no es total pero si es infinita, los verías por el rabillo del ojo moviendose como una sombra hecha de liquido ennegrecido.
Igual, no lo hacés, y eso les permite seguir con su trabajo, recolectando, juntando, acumulando todas esas cosas que perdemos sin querer o a drede durante el día. Pelos sueltos ya canos de edad y stress, la piel que se cae con cada movimiento, lagrimas que no sabés haber echado porque, convengamos, vos no sos de llorar; todo eso juntan para llevarselo y reconstruir ese que alguna vez fuiste.
Cuentan que, cuando llegue el momento y ya no des mas, te van a reemplazar por el yo que ya olvidaste y que vas perdiendo cada dia un poco mas.
Por supuesto, es una leyenda, pero vos lo esperás todas las mañanas cuando te pones el traje Gris oscuro para salir.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s