Juan, el estige.

De la diversa ralea de Pungas, descuidistas y arrebatadores que pueblan nuestros subtes, tal vez ninguno sea tan peligroso como Juan “El Estige”, pues mientras otros se contentan con aliviarnos el peso de objetos materiales como ser, un celular, una billetera o un reloj si somos realmente descuidados; él se dedica a arrebatar recuerdos.
Así, no es extraño encontrar sus bolsillos rebosantes de primeros besos, letras de tango, tardes de lluvia y caricias de abuela que, solícitamente, al llegar la tarde, clasifica sobre los bancos de plaza Italia.
Algunos dicen que el objetivo de Juan es hilar estos recuerdos, uno a uno, y uno detrás de otro, hasta construirse una vida donde sea feliz y no este solo; pero la tesis mas aceptada lo convierte en un agente del Orden universal que necesita del olvido pues, es sabido que un mundo sin olvido sería un mundo sin piedad… o peor aún, sin perdon.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s