Otro omnibus

Dos personas antes de subir hago una cuenta rapida y entiendo que no hay forma de que me siente.
“Cuando llegue a Guernica, capaz”, me miento, mientras saco la tarjeta y puteo un poco por lo bajo.
Adentro, entre Empujones. Codazos y algún que otro permiso perdido por ahi, por fin logro llegar al fondo donde encuentro mi lugar entre un hombre con ojeras y otro que huela a alcohol.
Al principio no esta tan mal y Cuando arranca, Todavía hay algo de espacio para que cada doblada o frenada nos haga seguir un poco de largo; sin embargo cuando llegamos a Lanús la masa de carne y abrigos y bolsos ya es toda una; sin fisuras ni huecos que permitan movimiento.
De vez en cuando. Las puertas se abren y hay una sensación como de sopapa haciendo vacio pero dura solo un cachito y despues la cosa se rearma con el recién llegado para que volvamos a ser sardinas enlatadas.
Ya en el viaje Algunos aprovechan para dormir como pueden, arrullados pos la marea de gente. Otros se sumergen en el diario, o el celular o cualquier cosa que les permita no estar ahi por un rato. Yo, por lo pronto, trato de no pensar, trato de cerrar los ojos y me concentro en vaciar la cabeza de cosas para sentirme lo mas posible en el medio de una nada blanca y fria.
Trato… pero esta vez lo veo al viejo.
Apretado entre la masa como un globo a punto de reventar, la cara roja; con ese rojo menos de tomate que de remolacha que solamente atina a subir la nariz para tratar de sacar algo de aire fresco. Como un pez boqueando entre el barro
No es que vaya a tener suerte, todo el micro esta viciado de perfume, transpiración, olor a chivo, cuero y ese hedor rancio y dulzón del aliento y los estornudos mal parados que si viajas mucho te parece de lo mas normal, pero si no, te causa nauseas, y seguro que es eso lo que le esta pasando, porque ahora empieza como con unas convulsiones constantes que se le quedan en la boca del cuello y lo hacen inflarse como un sapo fumando un habano.
Igual, no se da por vencido y trata por todos los medios de hacerse un espacio que no existe para poder respirar un poco. Se mueve, Se contorsiona, Se achica; pero no hay caso. Cada vez esta mas y mas apretado, mas y mas rojo. Mas y mas inflado.
Yo se que se aguanta nomás porque estamos llegando a Lomas y cuando los pendejos de baile bajen eso le va a permitir acomodarse aunque sea un poco.
Asi que cuando la puerta se abre y durante un segundo logra liberar un brazo; probablemente crea que tenia razon y que todo va a estar bien, pero la cosa es que no hace el calculo lo suficientemente rápido o no baja la suficiente personas o simplemente tiene tanta mala leche que en el momento en que la masa de gente se le va encima, casi de inmediato, el brazo libre se le dobla y se pierde entre la gente y su pecho con un sonido como el que hace el sifón de soda cuando ya se esta acabando.
Ahora, el viejo revolea los ojos como si no entendiera, abre la boca como para decir algo, pero no puede y en su lugar escupe un hilo de baba rojizo.
A su lado. Un joven hace un gesto de asco y sigue pasando música en su celular.
Atrás. En lo unico que puedo pensar es todo lo que falta para Guernica.

El Ultimo que logre hacer en un 79 en movimiento entre Constitucion y Sanvi.
Me alejo un poco del Fantastico en este, pero no del todo del terreno de la Alegoría… ya sea que la capto o no.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s