Oportunidades

Cuando el hombre que se sienta de sopetón frente a mi en el bar me dice que soy yo, no me queda mas remedio que creerle.
Mitad Deja vu, mitad premonición, verlo llevar mis ojos grises ya nublados de edad y la nariz partida en tres lugares hace que me duela la cabeza. Igual, me dice (me digo?) que no importa, que no se va a quedar suficiente para que dure, que quebró no se cuantas reglas para estar acá y que me trae una oportunidad.
-Es facil- tose- te pueda da UNA informacion importante sobre tu futuro, un dato vital para que lo cambies y tomes otra decisión, una que te de dinero, o poder, o fama. Pero solo puede ser UNA, porque cuando la conozcas, cuando sepas que hacer en ese momento único y especial, todo va a cambiar y yo voy dejar de existir…-
En eso llega la moza del bar. Una rubita pecosa y simpática. Me sonríe y sin pesarlo le devuelvo la sonrisa.
-Cafe cortado en jarrito, por favor. Y mi amigo…-
-Que amigo?-
Miro. Ya no esta. Nunca estuvo.
La moza me dice que me da un ratito y a mi solo me queda esa sonrisa.
Mas vale que haga algo con eso. 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s