Peso muerto.

Pesado no?
Dijo su papa en referencia al cadáver que cargaba a caballito con sus brazos anudados al cuello y las piernas colgandole casi a la rastra.
Por un momento pensó que no iba a suceder. después de todo había cruzado la mentada “línea del regreso” hacia ya unos centenares de metros y el reflejo de la pira eterna ya se empezaba anotar sobre su rostro y una alegría oscura se había apoderado de el cuando asumió que tal vez no iba a aparecer, que tal ves no había nada que decirse. Que esta vez el tan mentado fantasma del muerto reciente no iba a aparecer que iba a ser de aquellos que fueron y vinieron limpios de culpa y de reproches.
Pero no. Ahí estaba su viejo. Un gigante a su lado con el rostro duro y los ojos que siempre parecía, te juzgaban desde la altura.
No- contesto medio entre dientes- a esta altura no es mucho mas que una bolsa de huesos- dijo con juntando todo el malditismo que pudo.
Para que su padre solo contestara con un lacónico y aun mas enojoso -mhhh- y luego callase por un largo trecho.
Como siempre; quiere que yo diga algo. Quiere que yo empiece a hablar para después hecharme en cara las boludeces de las que hablo o gruñirme y ni siquiera contestarme, pero si piensa que voy a…
-dolió?
Puta madre.
– no. En el momento no. Es simplemente dejar de hacer algo dejar nunca duele – y ahí lo miro recordando, clases de volley, clases de guitarra, clases de Tae Kwon do. Todas a media hacer con algo de suerte. El reproche de siempre. Parece que lo buscase- pero llegar ahí si que dolió. Ver de a poquito como te vas pudriendo con la peste esta de mierda y lo peor, saber que ni un entierro vas a tener… Un lugar a donde puedan ir a llorarte.
Y ahora el se dio el lujo de espetados ese mhhhh que le había quitado y ahora era tan suyo como tantas otras cosas.
Así que siguieron caminando. Uno al lado del otro. de vez en cuando habría la boca para decir algo pero la cerraba al ver la mandíbula de su padre e imaginar las respuestas. Todas terminando con un insulto y una mirada de desaprobación.
a cada una de ellas, imaginaba lo mismo, una y otra vez.
Finalmente. Llegados ya a la pira rezo los rezos adecuados y luego arrojo su carga de un solo gesto esperando que el fantasma desapareciera de inmediato.
Pero por alguna razón no lo hizo y tuvo tiempo de lastrados una ultima y sostenida mirada de desaprobación.
Porque…?- se apresuro a preguntar pero solo obtuvo un
-no. Ahora esas son solo tuyas-.
Por alguna razón Al volver. Sintió como si el cadáver todavía estuviera colgado ahí. Y fuera estar ahí para siempre.

Advertisement

Cliffhanger 

Para George. Que no me conoce pero bueno.

Cliffhanger, o agarradoo del risco para aquellos que se llevan un poco con esto del ingles.
Según recuerda, es un termino sacado de los viejos seriales del cine en donde al llegar al final al héroe se lo deja colgado de un saliente a Pinto de caer al vacío, con el villano parado enfrente retorciendo el bigote listo pata el zapatazo final.
Desde entonces, cada vez que termina una serie o un capítulo o una escena con el personaje le ponen Cliffhanger y es problema para la serie que viene, la escena que viene o el libro que viene.
El problema claro es que el libro ya vino y cuando dejas a Elhad, el lobo gris con una lanza de plata clavada en el estomago hay que ver como lo sacas de esa. Y sin trampas! Te decís en tu mejor imitación de misery hablando del Hombre Cohete. Las trampas son para los escritores menores.
Así que nada de necromantes salidos de quien sabe donde, y nada de que milagrosamente la lanza fallo todo órgano vital y en realidad Elhad esta bien y nada de nada al fin. Elhad esta malherido y envenenado después de haber desafiado al Príncipe de las Lagrimas en combate singular y darse cuenta de que el tercer y cuarto brazo eran demasiado para su soberbia.
Solo. Desamparado y con los miembros comenzando a dormitar, solo podes alargar las cosas haciéndolo pensar en las veces que salió de predicamentos parecidos; como con Sylvano, el elfo del arco eterno quien había jurado que solo una flecha le bastaría para abatirlo y que, al no poder hacerlo se había dejado matar con honor y valentía. Y asi, lo haces recordar esos otros dolores tan parecidos a este pero que en lugar de decaer lo hacían hervir como fuego en la sangre.
La respuesta tampoco esta en sus conocimientos de hechicería, hace mucho ja gastado su ultima poción de basilisco, aquella que detiene cualquier herida de inmediato, tanto que Azhoor, el negro, su maestro, se reiría de el y escupiría su cadáver recordando que el mas grande truco que puede realizar un mago es estar preparado en todo momento.
Y por supuesto, la solución tampoco est en el recuerdo de Myrra, la del velo tajeafmdo de estrellas, su amor, de quien solo conoce los ojos y la profundidad de su alma.
No.
Nada de eso te sirve, ni los amigos, ni los enemigos, ni las amenazas veladas ni el bravado en la ironía. Nada de eso sirve porque lo dejaste solo en una catacumba fría y húmeda, a merced de un enemigo que no podes hacer ni mas lento ni mas fatal.
Si tan solo pudieras conjurar la solución del problema que vos mismo hiciste. Si tan solo pudieras hacerlo girar levemente sobre su estomago y así tomar la punta de la vieja flecha hundida en la arenisca. Si tan solo pudieras hacer que la aferre en su mano sangrante, fuerte y expectante. Si tan solo el enemigo se acercara serpenteante y ya seguro se haber ganado. Si tan solo pudieras hacerlo rezar a todos esos dioses en los que no cree para que le den la ultima posibilidad, el ultimo rapto de fuerza maniaca y estertores. Si tan solo el cuello del odiado estuviera ahí, a centímetros, tan cerca que puede verlo palpitar para justo enterrar el filo en medio de la vena ahora, en un solo instante de sangre y muerte.
Si tan solo…
Pero no. Porque prometiste no hacer trampa y por eso el príncipe corta el cuello del héroe como un racimo de uvas.

Otro que empezó como chasco generico y termino homenaje.

Piezas

El primer pedazo se le cae en el medio del subte, Ahí, en la curva medio pronunciada (si, esa que siempre chirría) que hace antes de independencia; simplemente con la ayuda de la Inercia una pared chocada apenas y ¡pum!, ahi esta,caído sobre la camisa un poco raida que se puso de apuro para salir a laburar.
Al principio no sabe que es, capaz una miga del pan con manteca que comió a las apuradas antes de salir, capaz un pedazo de pelusa o, dios no lo quiera, capaz un pedazo de la caspa de ese pelo graso al cual no hay con que darle; pero no. No es nada de eso, y le basta un atisbo a la ventanilla, asi como al pasar para darse cuenta de que el espacio donde tendría que estar su mejilla izquierda esta vacío.
Vacío si, pero no como si la piel simplemente se hubiese desprendido y dejado la carne pura, a simple vista los nervios, y las venas, y los cartílagos y demás que hacen que una cara sea una, bueno, cara.
Pero sin sangre, sin baba, sin nada lo unico que hay es un hueco.
Negro, profundo, como infinito en su oscuridad, como si su cara estuviera “Parchada” de un pedazo de cielo nocturno… o el fondo de un pozo donde la vista se hunde en la nada absoluta.
Por supuesto, Vomita al salir del subte.
Asustado, tapandose el rostro con el cuello de la camisa, deseando que nadie lo vea, podria, en realidad haberse ahorrado todo cuidado, un día de semana a hora pico toda extrañeza posible se la come la necesidad de llegar al trabajo a tiempo. Por primera vez agradecido, de esta idiosincracia tan mañanera y subiendo la solapa del abrigo que ahora se pone a regañadientes sube las escleras contando las cudras hasta el hospital.
A ver, eran, dos, tres… tal vez cuatro volviendo por lima hasta San Juan y después son 6 ms hasta que el dedo indice de la mano derecha se deja caer a la vereda con un ruido entre humedo y pegajoso rodando hacia el cordon como una salchicha mal cortada. Y él se qued ahi, mirandolo, con una mezcla de extrañezay nico, que no tiempo a asimilar porque el resto de sum mano sigue el camino casi de inmediato, cayendo y rebotando y y saltando y esparciendose como bolitas salidas de una bolsa.
Enmudecido, pero con la respiración acelerada, ocultó el hueco de su no-mano bajo las mangas del abrigo y comenzó a caminar tratando de mantener las arcadasa raya y ensando en la rareza de todo lo que sucedía, pues, como si de un sueño se tratara, lo realmente extraño, no era como su cuerpo se caia de poco, o como iba perdiendo pedazo a pedazo de lo que solía ser, o como el panico le atenazaba el estomago, sino la sensación muy fuerte, y muy presente de que esas cosas se habían ido por un proposito oculto, como si los dedos, y la mano, y hasta el pedazo de cara estuvieran buscando algo que estaba a la vista, pero a galaxias enteras de entendimiento y de alcance.
Pero ahora hay que caminar, una cuadra; la nariz, otra cuadra, la parte derecha de la frente, como una bolsa abierta por el fondillo que pierde de a poco las cosas, a cada paso era menos mas el y mucho mas nada.
Y mas ahora, que su pierna entera se deshace, se sale de lugar como les asaba a los muñequitos de la niñez cuando los abrías demasiado y te quedabas con un pedazo en cada mano; así se abre su cuerpo y cae estrepitosamente perdiendo el brazo derecho desde el hombro para arriba como un embutido caido del estante.
Ahora, ya casi por la mitad, se arrastra como puede hasta un zaguán humedo al lado de unas escaleras, y por un momento puede acurrucarse dentro de las ropa que, ahora con las partes menos le quedan grandes y embolsadas, para pensar; ¿Porque No grito cuando ls cosas empezaron?, ¿Porque no pidió ayuda al darse cuenta de lo que pasaba? ¿Porqeu se queda ahí en la escalinata donde una mujer lo confunde con un pordiosero y le alcanza unos billetes arrugados que ya no tiene manos para agarrar ni ojos para ver?
Pero cree que son dos de 5.

Fin.

Este me quedo Larguisimo; creo que al principio quise decir algo sobre algo, pero al final solo se transformo en una prueba de si podia terminar un cuanto que emepzara con la frase “El primer pedazo se la cae en el medio del subte”.

En fin.

Lecturas.

Cuando el barón von sheibel disparo su mauser con grabados de la SS en el rostro de su esposa para Luego volarse la tapa de los sesos. Su hijo michel, presente en la escena no atino a hacer nada. Y no hizo nada.
Nunca mas.
Con los ojos abiertos como platos como si alguno de los disparos lo hubiera rozado en algún nervio oculto vaya uno a saber donde. Michel quedo catatonico.
Por supuesto, Como abogado y amigo de la familia me ocupe de que, en los subsiguiente michel tuviera el mejor tratamiento que el dinero podía comprar, que, tratándose de los Von Sheibel era efectivamente el mejor, aun cuando su hermano y hermana se trenzaban en una batalla legal por los bienes de la familia sin ocuparse lo que sucediera con el.
A decir verdad, no había mucho de que preocuparse, Aislado por mandato fraterno en el ala este de la mansion como una verguenza que hay que ocultar, con la mirada perdida en el horizonte y un bolillo de baba escurriendosele por la comisura de los labios, michel estaba en su propio mundo y la única conexión con la vida del exterior era el movimiento constante y repetitivo de su mano izquierda.
Fue la idea de su enfermera de noche o tal vez simplemente casualidad pero un día, los cuidadores de michel descubrieron que los movimientos de la mano no eran sin sentido sino que bastaba que alguien acercara un papel para que se transformaran en palabras y, mas aun, en cuentos. Completamente en su mundo. Michel comenzó a escribir día si y día no , blocks enteros de cuentos de diferente tipo, de diferente cariz, de diferente genero uno tras otro, todos complejos todos dignos de un escritor consagrado simplemente milagrosos para alguien en su estado.
Por supuesto. Con la lectura, no tardo en llegar la idea de que Michel estaba expresandose a través de ellos y un grupo de críticos fue contratado para tratar de dilucidar que aspecto de sus deseos ponía en juego.
No estaban tan errados segun creo, Así, “marchas en otoño” sobre un hombre que se congelaba caminando en busca de un amor que lo había dejado, fue leído como la expresión evidente de la necesidad de michel de volver a su viejo cuarto; “amigos solemnes” disparo la necesidad de volver a festejar sus cumpleaños y “azules por encima” metaforizaba la necesidad de una ventana mas grande.
Los problemas comenzaron a llegar con “el oro oculto” una fábula sobre una fortuna secreta a los ojos de un dragón guardián que la gente no dejo de entender como sinónimo de acciones y dinero del cual nadie sabia oulto por parte de sus padres, presunciones que fueron confirmadas por “un mundo de engaños” una esquela que, como la continuaron de la anterior versaba sobre los dobleces del miembro de una familia aristocrática para apoderarse de las riquezas con engaño, fue por estos tiempo donde el cisma entre los hermanos de michel pareció confundirse con la ficción con acusaciones cruzadas de jugarretas corporativas e intentos de apropiaciones hostiles; finalmente “un cuchillo en la espalda” de algún modo sello el destino de ambos pues, como representando el cuento de pe a pa, cayeron de una escalera trenzados en una pelea que le quebró el cuello a uno y termino con los pulmones de la otra.
Claro esta. Con los hermanos muertos, michel es el heredero total de la fortuna, no es que le sirva de mucho pues es sabido no hay cantidad de cuentos y lecturas que le devuelvan lo que el shock le ha quitado.
Sin embargo algo raro su edil n el funeral de sus hermanos, algo medio visto a contraluz que prefiero pensar no son mas que ideas mías.
No se como explicarlo, pero me pareció ese día que por un momento, solo por uno, michel sonreía.

Empezó siendo una reflexion sbre el arte como medio incpaz de comunicar totalmente, termino omo una esquela de Agatha Christie… en fin.