Un Complice

Al principio pensó que era normal. Conserje de un hotel prestigioso es común soñar con las cosas que pasan en el mismo.
Lo raro fue cuando estas comenzaron a filtrarse al mundo real. Así, noche de por medio, cosas que había creído imaginaciones, invenciones de la mente dormida terminaron por transformarse en verdades en la vigilia. Despues de todo de que otro modo podría haber sabido que Emilia, la mucama se acuesta con el cocinero de la noche y que Dario, el mozo de cuerda tiene menos de veinte días para pagar una deuda antes de que le rompan una pierna o un brazo según el humor del prestamista y así y así…?
Y todo estaba bien hasta hace un par de días nomas, cuando soñó que del otro lado de la puerta 231 alguien planeaba un crimen.
Difuso al principio; solo logro escuchar las palabras asesinato, retribución, fuego y sangre dichas con una voz que parecida sacada de un pozo de cientos de metros bajo tierra.
Por supuesto los nervios no tardaron en venir, incapaz de contarle su secreto a nadie sin que lo consideraran loco.
Infructuosas resultaron las averiguaciones que intento hacer en el mundo real; pues detras de las puerta reinaba el mas absoluto silencio y las señas y signos de sus huespedes se mezclaban segun quien fuera que le preguntase. Solo le quedaban los sueños.
Fue así que se entero que eran por lo menos tres las personas que trataban el tema; uno, el de la voz profunda que no parecía poder esperar ni un minuto mas para entrar en acción, otro, encargado de la logística, al parecer, repleto de datos, horarios, etc no opinaba sobre momentos dejando ese privilegio al líder, quien, con una voz que corría como un río pegajoso lograba mantener a su compañero a raya; diciendo que el momento llegaria, solo habia que esperar.
Así, los días pasaban y su mente se llenaba de cada vez mas datos pero el día del crimen siempre se le escapaba; varias veces estuvo cerca de oirlo del otro lado de la madera de la puerta pero invariablemente despertaba antes de poder escucharlo claramente.
Cansado de esto. Decidió que esa noche sabría toda la verdad. Dos miligramos de Rivotril le aseguraban al menos unas ocho horas de sueño. Dos mas que las usuales, lo suficiente para por fin escuchar el día del crimen y poder poner fin al misterio.
Con esa idea se acostó a dormir.
Cual no sería su sorpresa cuando, al contrario de otras veces, esta vez el sueño se le apareció todo mezclado, como cuando se superponen hojas trasparentes tras hojas transparentes y no pudo soñar con la puerta. Solo pudo soñar con un cuartito donde sentado en una silla esperaba a dos personas de las cuales solo podía escuchar la voz de las cuales solo pudo sacara en claro las palabras casualidad, cómplice y…
El sonido del teléfono lo saco de la ensoñacion. Del otro lado alguien confusamente le avisaba del atentado; al parecer el cuarto 231 daba directo a no se cual embajada y unos terroristas habían aprovechado que el se quedo dormido para convencer al concerje suplente de que dejara entrar a gente ajena al hotel a riesgo de su despido; y así habían logrado volar el piso entero provocando una reacción en cadena con el edificio contiguo que…
Dejo que se explayara sin escucharlo ya. No le quedaba mucho tiempo antes de que la Policia aparecíera frente a su puerta para que lo metieran en un cuartito y por primera vez en mucho tiempo quería soñar con otra cosa.

Advertisement

Necronauta

El dolor y el viaje son todo uno.
El hormigueo eléctrico que crece y crece hasta convertirse en patada y en esa explosión que se transforma en un túnel que se dobla y se retuerce y se hace espiral hasta el fondo.
Hasta el fondo de todo.
Así que primero lo primero. Los protocolos; asegurarse de no haber perdido nada en el viaje del ego, comprobar los miembros para calcular movilidad; recitar las declinaciones de griego (incluso las de alfa impura) para descartar daño cognitivo y por ultimo esperar hasta el temblor. Un minuto, dos, tres, cuatro y ahí esta; su palpitar. Acompasado estremeciendo todo hasta donde llega la vista.
Satisfecho con el chequeo mita el horizonte revuelto en un crepúsculo entero y por primera vez saca el mapa lleno de tachones y rectificaciones. Por fortuna al parecer esta apenas a una centenar de metros de una de las venas por sobre una loma cercana. Es una suerte que haya llegado una de ellas; un par de centenares de metros en cualquier otra dirección y el paisaje enteramente cambiante lo hubiera perdido sin remedio; podría haberse perdido entre los callejones de espinas que se cierran sobre uno al sentir movimiento o el bosque de los ecos, donde cada paso exaspera el sonido hasta hacerlo insoportable o peor aun, podría acabar en el valle de los reflejos donde la superficie pulida y suave te devuelve todas y cada una de las formas de quien has sido perdiendose hasta el infinito.
Pero por fortuna le basta escalar un leve montículo frente a el para encaminarse dejando un reguero de polvo detrás suyo y que algunas de las animas miran con un reflejo de entendimiento que se pierde en la nada negra de todos los otros ojos y que no repara en el uniendose a la marcha, incluso cuando un nuevo temblor hace moverse el paisaje en su totalidad.
Ahora, mezclado entre los caminantes procura adelantarse a los demás e evitando, eso si, el roce con cualquiera de ellas. Ya ha aprendido de mal modo lo que se siente ese toque que parece vaciarte de todo lo que sos para dejaste como una cascara, hueca y reseca.
De modo que, avanzando lo mas rápido posible, sigue las indicaciones del mapa hasta verla. Porque esta vez va a llegar, esta vez tiene que llegar. Después de todo, diez veces ha arriesgado su vida, o mejor dicho, la ha perdido para llegar a este momento. A Este lugar. Marcado con un circulo en el mapa; ahora. Ya puede verlo.
“El nodo”.
El lugar donde todas las almas se reciclan para configurar nuevas formas de las mismas Flotando levemente por encima de la vena, como una gran pelota de luz Pulsante, y cambiante, como un caleidoscopio de colores que van del magenta, azul y negro puro que ni siquiera se remueve cuando un nuevo temblor reverbera por todo el lugar, casi como si supiera lo cerca que esta.
Así que esta vez se apura. Se escurre por entre las animas, por izquierda, por derecha. Solo necesita acercarse lo suficiente. Solo necesita tocarla y entonces si; sabrá lo que se siente. El eslabón perdido entre el ser y el no ser, entre despertar a la vida, al cambio, al dolor y…
Otro temblor. Se están haciendo mas frecuentes. Su tiempo se esta acabando con cada temblor con cada latido de su otro yo, en la camilla, conectado a toda clase de maquinas, esperando volver. y el tiempo ha llegado, con un temblor detrás de este y este y este…
Por eso tiene que apurarse. Acercarse. Apenas unos metros. Se estira, la toca…
El dolor y el viaje son todo uno.
Sale de un túnel de puro blanco a un lugar donde las palabras se pierden y todos los sentidos se entremezclan entre si y lo único seguro es el llanto y el instinto de que solo el olor y el calor de un regazo puede dar.

Hojeando.

Del Jardin de los senderos que se bifurcan, sale esta esquela… o mas bien, de mi derrotero por paginas si y paginas no leidas sale la idea de la reconstrucción de una novela contando con simples hojeadas de la misma.

Hojeando

P 12

El extraño sostenía un cofre con una fuerza que no dejaba presentir su estoica prescencia.
– El cofre le pertenece- dijo en tono sepulcral afinado por su tono de British gentleman-… Y todo lo que viene con el- agrego como para disipar cualquier duda sobre el sajón en su sangre.

P 165

Atestado y maloliente aquel lugar tenía que ser el de la dirección. “El ojo de acero” había dicho Franz.
“Solo los que hayan purificado el corazón de todo sentimiento que no fuera venganza pueden siquiera percibirlo. Estas listo. Estas hueco” lamento y se fue sin decir adiós.

P 346

La hoja salió limpia de la herida. Como si el gesto hubiese sido un sueño y de la duermevela solo hubiera quedado una flor carmesí que se abría sobre la camisa del aborrecido que miraba incrédulo.

P 158

Matar a un inmortal no es difícil.
Escupió el viejo. Solo requiere un sacrificio. Una vida por otra.
Ahora el arma… Eso ya es otra cosa.

123

Así que. Obviamente. Todo era para probar un punto.

67

La curva de la cadera. Le gustaba detenerse ahí. Dejando la mano fláccida y sintiendo el movimiento rítmico de su respiración. Podía pasarse horas en esa magia que era la mujer pero sabia que no duraría y apenas despertase quitaría su mano fastidiada.

87

Como si el cofre lo llamara de noche. La voz del mago prometía desde el fondo de su prisión de cristal.
Poder, fama, fortuna y la dilatación de un amor que sabia a punto de terminar.
Por supuesto. Eso fue lo que lo decidió.

308
El dolor hizo que se tocara el pecho vacío. Donde había habido un corazon habia latido alguna vez ahora solo se percibía el hueco, como si pudiera atravesaría con una frágil presión.
El tiempo se le acababa y todavía no había encontrado al hechicero..

P 238

A pesar de lo que Hawtorne protesto el si había sentido su prescencia. Su toque. Su falta. Y lo mas importante. El acero que ahora abultaba su saco frío y fatal.

186

Grito como nadie había gritado antes mientras las manos ya acostumbradas hendían su pecho como si fuera de manteca.

122

Entonces Narro la historia de las mil y una noches. Aquella donde un djin es encerrado en una botella y, durante los primeros mil años de su encierro promete un deseo a su libertador, pero el tiempo pasa y en los segundos mil años promete tres deseos a quien lo saque de su encierro; finalmente, ya cenado y consumido por la ira. El djin se promete a si mismo hacer pasar a quien lo liberase por los peores males y tragedias existentes pues, este hecho presagiaba la naturaleza cruel de los hombres, ya sea por el encierro. Ya sea por el castigo.

134

Lo único que recordaba era una vorágine de caras y una sucesion de palabras que se mezclaban al punto de la cacofonia; mimassentidopesameeratanjovenquienlohubieradichonosomosnada murmuras el trataba de convencerse que era un sueño.

90

La llave entro no sin algún esfuerzo. Podría haber adivinado algún presagio. Pero prefirió atribuir el problema a la simple antigüedad de las cosas.

O.S.

Cada vez los sacan mas rápido, no terminas de acostumbrarte a las opciones de uno que ya anunciaron el otro con bombos y platilllos, bastan algunos detalles como un 10% de mejoramiento en la visión periférica o un mejor tasa de rendimiento basal para controlar el uso de Bioenergía (lo suficiente, tal vez para cargar el Un MP3 tal vez) y Bam!, ya tienen la nueva versión, con el nuevo precio, claro esta.

Por lo general podes pasar una o dos generaciones sin que se note en el día a día, pero al fin llega un momento en el cual la relación entre palabra-velocidad de procesamiento, establecimiento de ideoconceptos o simplemente cordinación mano-ojo te deja obsoleto para vivir dentro de los circulos Eden… o siquiera estudiar ahí.
Por eso, cuando anunciaron la septima versión “Mercury Tought”, no tuve remedio que empezar a ahorrar e intentar sacar un crédito para poder comprarlo. Ya no puedo posponerlo; las clases sobre nanorobotica están tocando temas que se acercan a la metafisica mientras se alejan de la simple mecánica, que es la especialidad de mi O.S.: modelo “Deep Blue” de apenas un año atrás, especializado en pensamiento matematico aplicado, gracias a eso puedo nombrar cada parte de un nanobot auroreplicable a nivel inframolecular, pero las intrincancias de soltar una inteligencia Artificial sin control en un mundo que tiende a la evolución caótica de sus elementos se me escapa sin remedio y voy perdiendo terreno ya sin poder ocultarlo.
No soy el unico en darme cuenta, claro esta.
Dos días después del anuncio por T.V., mama llama para preguntarme como ando, su voz delata preocupación y es evidente en la conversación que solo esta haciendo tiempo hasta poder hacer la pregunta, pobrecita, con un O.S. de dos generaciones atrás, se notan las pequeñas lagunas en su proceso de pensamiento, y los titubeos en el lenguaje que una simple mejora de elocuencia solucionarían cada vez que intenta ocultar algo que resulta obvio; es un incordio, pero debo admitir que me alegra que no haya sido papa, desde que no actualizó el App de sincronicidad emocional, nuestras conversaciones no pasan de los resultados de algun que otro partido de Basquet y gruñidos de frustración cuando trato de explicarle que es lo que estoy estudiando.
Asi que, la dejo hablar un rato de como andan las cosas, de la abuela, del clima, de lo que le hace el clima a la abuela y después saco el tema a proposito para que pueda decirlo:
“¿Vas a necesitar ayuda con esto del…?”
Y sin dejarla terminar me niego. No podría decirle que si. La ultima actualización fue mi regalo de egresados y costo todos los ahorros de varios años de mi familia, querían darme el mejor comienzo posible en la Universidad y en ese entonces lo hicieron, despues de todo, en aquel entonces entre con el mejor O.S. que se podía comprar, incluso con actualizaciones que no eran parte del paquete Normal; pero eso fue lo ultimo. En cierto sentido fue un adios y todos lo sabíamos. No solo empezaba un nuevo capitulo en mi vida, Empezaba a ser otra persona y por eso creo que es imposible no sentir ese “Te quiero. Chau”, como cada vez menos ceremonial y cada vez mas premonitorio.
Finalizada la llamada Salgo. Si los calculos salen bien con el credito y un par de privaciones, (algunas sesiones menos en el Imaginatron), en tres meses voy a tener la plata lista para que lo instalen, un nuevo y brillante O.S. para mi nuevo y brillante y futuro. En la calle un nene pasa pidiendo dinero; sucio y desarreglado, se mueve entre la gente con cierta torpeza que denota un sistema “Nato basico”, y deja una estampita en mi regazo. Por un momento me rindo al impulso de dejarle un billete de diez pesos sobre el regazo, pero de inmediato recuerdo todo lo que me va a hacer falta para comprar el O.S.
Asi que guardo el billete nuevamente y mientras, cierro los ojos y sueño con convertirme en alguien mejor.