Notas

La persiana esta cerrada como siempre, con la doble llave interna que acomoda los goznes de los costados adentro del marco.
Esta segura de esto; desde chica que se cerciora dos veces cada noche, no vaya a ser cosa de que pase el hombre de la bolsa y se la lleve por la ventana como dijo el Lalo y después no habia podido dormir por una semana.
Asi que la persiana esta cerrada, a cal y canto como quien dice, nadie pudo entrar o salir por ella.
La puerta es otro tanto, desde la adolescencia que llavea desde adentro, desde las epocas de la modica rebeldia y el diario intimo abajo de la almohada derecha.
Hermetica; esa es la palabra que usaria si las notas no siguieran llegando.
Cuadradas, como esos post it`s que se usan en las oficinas pero de un papel que es mas duro, casi como de cartón, las notas aparecen todos los dias sobre la mesita de luz ahí, al ladito de la foto de bariloche que les salio con el San bernardo todo movido y la lampara que antes era de la abuela pero que le regaló para el cumpleaños.
Los primeros dias fue sencillo convencerse de que tal vez en la duermevela de la noche (nunca ha tenido un sueño muy profundo) había anotado algo mediodormida; mas dificil fue encontrarles el sentido.
“24 no es tu numero hoy día”; decía el primero “Es mas dificil si empezas por la izquierda”; “No te apures demasiado en llegar”… Recién a la cuarta nota empezó a entender.
“El no te conviene” decía; Justo el día que el nuevo jefe de Recursos humanos era trasladado desde Mar del plata.
No había duda, el pibe estaba buenisimo, y hasta le había hecho ojitos e intercambiado alguna que otra broma medio subidita de tono; pero ella se mantuvo lo mas cortes y lejana. La decisión probó ser mas que acertada, una semana en el cargo y el flaco ya se había volteado a la mitad con pollera del departamento de ventas y no se paraba de jactar de ello.
Asi que de eso se trataba; Advertencias, concejos. Cada mañana uno nuevo para ayudarla, para guiarla, como si un amigo invisible le estuviera guiñando el ojo desde el día de mañana.
Fue así como “No olvides las viejas promesas” le hizo acordar que le debía el prestamo de un libro al gerente, lo que le valió que la reconociera entre el rebaño sin rostro de la sección ventas, “Dos horas de tu tiempo es poco mas que una pelicula”, la llevo a ofrecerse para un trabajo extra que la puso en la nomina de las estrellas ascendentes de la empresa; Ascenso que coronó con “Vale la pena hacer amigos”, cuando en una fiesta pego buena onda con la mujer del jefe y el nenito de ambos.
En el lapso de apenas unos meses ascendió en la compañía, fue importante y respetada, pudo reconciliarse con una madre estricta y controladora y conocío a Victor, que era dulce y raro, y la queria como ella se lo merecía.
En ese lapso fué feliz, como no creyó que podía serlo y dejo de preguntarse por el origen de las notas.
Por eso, no le extraña que esta mañana se haya despertado con un dolor ardiente en el pecho, un puntazo que va y viene y no la deja respirar con facilidad.
Por eso, no le extraña que en la mesita de luz haya una lapicera, un par de decenas de notitas en blanco y una sola con la hora “20:30” escrito con la mano temblorosa.
Por eso, un poco triste al entender por fin, toma la primera de las notas y escribe “24 no es tu numero hoy día”.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s