Los Agentes.

Con cuidado, meticulosamente, palabra por palabra (casi silabeando), así como ha hecho con todo el libro; releé la ultima oración;

“Pero el castigo llegaba a un lugar desierto. Quien era, quien había sido Victor Muchán, se había ido hacía rato de aquel lugar; los pelos cortados y las manchas de tintura en el lavatorio del baño indicó que, como tantas otras veces, la vida de decenas de personas había sido arruinada por algo apenas mas tangible que un fantasma, un cuento de terror para gente grande que las personas se dicen en secreto; la historia de un hombre que como mefistofeles; ofrece todo en un simple apretón de manos solo para quedarse con lo que mas queremos cuando menos nos damos cuenta.
Victor Muchán ya no existía y Lonrhot, el detective, se dejo pensar por solo un segundo si el mismo existiría ahora, sin el otro, el odiado, la presa, el final del camino.
O pero aún… si importaba que el existiera”
No, perfecta no és, se dice meneando la cabeza, pero el tiempo le juega en contra asi que, si ha de imprimirse, si ha de existir, tiene que ser ahora, con la protección que la velocidad le puede comprar.
Asi que se pone detrás del volante de su achacado auto y se larga a las calles; en el camino se mueve mas atento al espejo retrovisor que a lo que ocurre delante de el, lo cual le provoca dos roces muy fino y un semaforo en rojo que debería de haber visto a centenares de metros.
No importa, tiene las llaves de la imprenta y durante semanas se ha ido familiarizandose con el proceso que, hoy día no es demasiado complejo, un pendrive con el texto, asegurarse de que las maquinas tengan los insumos necesarios, ajustar la linea de producción… trabajo de un solo hombre y él, cuenta con ello.
Nadie al llegar a la imprenta. buena señal, se dice mientras recorre las oficinas hasta llegar a la sala de las computadoras donde “bajar” el libro; la sala esta a oscuras; suerte, trata de leer esto como prueba de que tal vez, solo esta vez se pueda…
La luz de las linternas lo ilumina de frente casi con fuerza fisica, haciendo que cierre los ojos y casi tire el pendrive que ahora, tembloroso aprieta en su mano izquierda.
-Tranquilicese, no tiene porque temernos- dice una voz que, en lugar de venir detrás de la luz parece venir de la nada misma detrás del tejido del universo… como un eco zumbón en los oidos de una cara que, a todas luces no tiene boca.
-Yo… yo sé lo que ustedes hacen y…-reuniendo fuerzas- y no puedo dejar que hagan lo mismo con mi libro. ¡No con este!-
– Todos creen eso, pero en el final terminan aceptando que nuestras soluciones, son para mejor- Se acercan, despacio, como deslizandose- usted no será distinto…-
-¡No! ¡jamás! el libro tiene que terminar así. No hay otra forma, todo lo que escribí esta hecho para llevar a ese final…
– ¿El final donde el Villano de la historia burla a los policias y al propio heroe, sin recibir castigo alguno? y no solo eso, sino que hace que el propio protagonista pondere la razón de su vida en relación a este fracaso…- Y seguían acercándose, esta vez a un simple largo de brazo de distancia.
– ¡Si! el final justo para repasar la idea de futilidad de las empresas de los hombres, la imposibilidad de abarcar ciertas cosas, de como fallamos en dar sentido a nuestra vida salvo cuando la vemos como una batalla y…
-Pero. ¿No hay suficiente de eso en la vida? ¿Usted cree que También la literatura tiene que contaminarse de ese modo? ¿Tambien debe de ser deseperanzadora o decepcionante o malditista?-
-Si… yo creo que-
Pero ya es demasiado tarde, el agente toca, o tal vez simplemente roza su cabeza con unos dedos larguísimos y afilados como agujas y él siente como los mismos no se detienen en el craneo, sino que van mas allá, al cerebro, la materia gris, los pensamientos…
– No nos vea como los villanos. No somos castigadores, usted debe de saberlo bien, somos agentes de una justicia… tal vez la ultima forma de ella que los hombres pueden obtener.
Somos agentes de La Justicia poética y esa justicia hemos de repartir…-
Pero lo ultimo, lo escucha como en un sueño, es inevitable pues su cerebro parece haberse llenado de una solo idea, un ultimo capitulo para el libro, un capitulo donde Muchán, conoce a una mujer y esta lo enamora solo para quitarle todo, dejarlo en la ruina, peor que un mendigo y sin nadie a quien acudir… hasta tiene la ultima frase.
“Y ahí se quedo, sintiendo la furia que tantas de sus victimas habría sentido al saberse victima de la estafa, una especie de veneno en estomago que sería incapaz de escupir enteramente en lo poco o mucho que quedara de su vida”.
Si, se dijo… esta sería una buena frase para terminar el libro, e intentó sonreir satisfecho aunque, extrañamente, solo obtuvo una mueca de sonrisa a medias.

Advertisement

App.

La App del siglo, le habían dicho y el mote ciertamente le cabía, por supuesto, antes de que empezara a mostrar la hilacha.

Pero claro; Hasta ese momento todos habían sido flores y alabanzas para la Aplicación y su creador, llegando incluso al caso de nominarlo como el humanitario del año a pesar de que el mismo se había recluido en su mansión de silicon valley y no quería hacer declaraciones.
Algo de esto se olería. Algo de esto tendríamos que habernos olido todos pero estábamos demasiado ocupados trasteando con nuestros cerebros para darnos cuenta.
“Porque todo tiempo pasado fue mejor… O puede serlo” rezaba el comercial de la “memory Lane” que aparecía justo antes del aviso chiquito que te avisaba que la App se conectaba directo al hipocampo tanto como a los centros de memoria a corto y a largo plazo del cerebro y que cualquier uso fuera de los parámetros podía ocasionar una lista de padecimientos larga como mi brazo.
Por supuesto, nadie se fijo en eso, se concentraron en las prestaciones. La posibilidad de revivir los mejores momentos de nuestro pasado como si de películas de realidad virtual en alta definición se tratase.
La primera vez que probaste una manzana. Esa noche que llovía y solo se escuchaba el repiqueteo del agua contra el techo de chapa. Tu primer beso. La primera vez que te apreto fuerte entre los muslos como para no dejarte ir. Todo eso mas la opción de mandar los recuerdos en una “bóveda” de donde no podían salir sin que uno los buscara.
Un éxito total. Millones de descargas en el primer dia y en los meses siguientes. Tan rápido ocurrió que parece mentira que el pasado se haya transformado en habito tan rápido como lo hizo pero asi fue.
En el tren, esperando en la oficina del medico, incluso caminando como zombies; estabamos “colgados”, los ojos perdidos en la nada mientras viajábamos al primer gol del campeonato 1992, hecho con la zurda que tanto me costaba enfilar.
El primer síntoma de problemas llego con la segunda App. La “memory cleaner” llego justo para la época en donde comenzamos a darnos cuenta que, con el consecutivo uso, las memorias se iban percudiendo, desgastando, corrompiendo, como cualquier archivo de video digital; esta App lo impedía y era casi obligatoria su compra si se tenía la anterior aunque por supuesto, esta no era gratis.
Un par de pesos por mes. Nada de que preocuparse… Excepto por lo que vino: AppS que mejoraban las áreas táctiles del recuerdo; AppS que permitían cambiar detalles de las memorias; AppS que permitían compartir los recuerdos vía WiFi.
Para cuando termino la avalancha, tener una experiencia completa con la App original salía unos mil y algo de pesos por mes.
Pero el verdadero problema esta todavía al caer. Según parece la “bóveda” donde guardamos los malos recuerdos, no esta tan cerrada como creíamos en el principio y estos pueden filtrarse por las rendijas de otras memorias. Ha habido casos de personas volviendose completamente locas debido a una avalancha incontrolable de recuerdos guardados sobrepasando cualquier barrera.
Por eso no pasa dia sin que chequee la AppStore por una solución, los ojos maniáticos, la mano temblorosa, el sudor frío sobre la frente, mientras me pregunto que habré ahí guardado en mi bóveda.

Comic con(S)

Comic con(S)

Siempre le tocan los días de calor.

Desde el principio se cuida de organizarla los días finales de octubre o al principio de septiembre para que la convención toque en primavera (lindo, refrescando un poco a la noche), pero resulta que son tres días seguidos de mas de treinta y monedas de grados, todos adentro de la caja de metal que es mas horno que centro cultural y para el segundo dia el aire viciado del pronto no se termino de ir, el baño esta a medio limpiar y los pasillos están pegajosos de las gaseosas volcadas de ayer.

Suerte que los visitantes estan acostumbrados y terminan yendo igual que es en lo que definitiva importa, pero realmente quisiera que alguna vez alguno de los visitantes o dueños de stands se le acercaran sin que la primera frase fuese “que calor Che”.

Este año seria mas o menos lo mismo si no hubiera pegado el furor de “Clarcke Kenzzio. Arquitecto”, maravilla editorial y el comic mas vendido en décadas. Tanto es asi que La convencion entera esta dedicada a él con tres cuartas partes de la concurrencia vestida con una iteración u otra (camisa a cuadros, pantalón de vestir, anteojos con Marcos de Carey) del personaje.

No es extraño entonces, que la conferencia del autor (Xul Frenz) sea un éxito, con el auditorio lleno y visitantes sentados en los pisos o incluso parados, metidos como a presión entre ellos mismos y las paredes del lugar.

Las primera parte de la misma esta compuesta por una serie de diapositivas que muestran al autor en su proceso creativo y el paso a paso, que toma una viñeta desde su mente hasta estar terminada en el plexipapel de las impresiones.

Sin embargo es en la parte de preguntas y respuestas donde Frenz realmente se luce respondiendo con rapidez y gracia: Que ¿como se le ocurrió hace de Kenzzio un arquitecto?; Que necesitaba a alguien creativo, pero que a su vez pudiera trabajar en los confines de un plan mayor, un artesano del trabajo, si se quiere. Que ¿como consiguió recrear el estilo de vida del personaje con tal meticulosidad?; Leyendo crónicas y libros de esas épocas, por supuesto, incluso viendo documentales sobre el dia a dia de las gentes de antaño. Que ¿porque se le ocurrió situar al personaje en ese periodo de tiempo en particular?; porque esa época, justo antes de “La explosión de Dones”, fue el auge de la profesión, la época de los grandes rascacielos, de las obras autosustentables y de los proyectos ecológicos a gran escala. La época de las mejores historias y conflictos para el personaje. Y asi siguen durante horas, inquiriendo sobre habitos alimenticios, hasta los manzanares de la plaza donde suele almorzar.

Y por ultimo, la pregunta que nunca falta; la única que realmente importa: ¿Porque cree que la historia de un simple arquitecto ha logrado resonar tan fuerte con las audiencias de hoy en día?; a lo que el simplemente responde que, en parte se debe al carisma del personaje, en parte a su cast de secundarios y las relaciones que se tejen entre ellos, pero lo que realmente él cree, es que el gran logro del comic es su Normalidad. O al menos la atmósfera de normalidad que crea; una normalidad que esta perdida, pero que todos de alguna manera añoramos. Como si extrañásemos esos tiempos donde la vida era ir al trabajo, tomar café en la mañana, viajar en colectivos, pelearnos gritos con el vecino, sacar la basura, enamorarnos de una compañera, ser rechazados, intentar de nuevo, tener malos días y algunos buenos; mientras lo imposible, y lo desconocido, y lo maravilloso vivía en nuestros sueños y no al cruzar la calle.

Por supuesto hay otras preguntas pero no puede escucharlas pues sus asistentes lo llaman: al parecer una pelea de pareja entre un piroquinetico y una telapata resulto en la quemazón psíquica de varios concurrentes, un niño ha abierto un hoyo negro en una pared solo al abrir la boca, y un Hemomutante ha tenido una reacción alergica por una mala tanda de sangre sintética.

Resoplando, responde que va a estar ahí en un minuto, en cuanto el calor le deje despegar las alas nomas.

(Modos de arreglar) Una historia.

Habia que arreglar la historia. De eso no habia duda alguna, no era necesario que Gomez o alguno de los correctores que andaban siempre por ahí se lo dijera, estaba a simple vista; si tus personajes tienen que encontrarse pero te das cuenta que uno de ellos esta en París tratando de hacerse un nombre como artista plástico y a la otra en el suburbano del gran buen aires trabajando de profesora de historia, hay por lo menos una problemática espacial que solucionar.
Y pronto.
Porque ellos TIENEN que encontrarse, así lo dejaron bien en claro los Gerentes que han visto el argumento total y por eso se saben hasta el final.
Así habia sido desde la abolición del libre albedrío después de “La gran vuelta de pagina”, cuando la gente había aceptado firmemente aunque sin saberlo, que su vida fuese escrita por terceros e insertada en la maquina/realidad, en un intento de evitar la caótica naturaleza del mundo pasado y sus consecuencias.
Esta verdad, conocida solo por los escritores, los correctores, los gerentes y el Editor Mayor había funcionado mejor que lo esperado y,en el tiempo de su existencia, había salvado a la raza humana de dos guerras, una hambruna y un brote apocalíptico de gripe aviar.
Pero ahora todo peligraba si él no lograba que su pareja principal se encontrara.
Tampoco creía que todo fuera enteramente su culpa, sacar a un escritor de “rutina” y ponerlo a trabajar en “momentos cruciales” es una receta para el desastre si no se lo entrena apropiadamente, aun cuando su carga de personajes pase de veinte a dos, no es lo mismo escribir “se levanta, se asea y va a trabajar” veinte veces, a tomar las decisiones vitales de dos personas; hay que respetar historia, motivaciones, credibilidad del argumento y otras tantas cosas que, en algún momento te dejan a uno en París y a la otra en el medio del gran Buenos Aires.
Pero ya sea que su “ascenso” fuese necesario por falta de personal en “momentos cruciales” o (y esto creía el) hubiese sido digitado por el hijo de puta de Gómez, lo cierto es que el problema seguía estando ahí.
Así que empezó a barajar ideas para la reunión: tal vez ella ganaba el pasaje a Francia en una rifa; no, eso se tendría que haber escrito con antelación, al menos algunas semanas pasadas para comprar la dichosa rifa. Tal vez él volvía a la Argentina ante la repentina enfermedad de un padre; no, tampoco funcionaria, después de todo su viaje a Francia salía de una herencia que lo había dejado básicamente huérfano unos años atrás.
Ella tratando de huir de un ex posesivo; de donde sacaría el dinero? Él haciéndose famoso y volviendo triunfante al país; requería de alguien mucho mas talentoso para siquiera hacer plausible la idea.
Hasta pensó en hacerlos conocerse en un sueño a pesar de que aquello violaba las reglas de credibilidad y clichés al mismo tiempo. Pero no, al parecer no tenía salida, pronto vendrían los correctores y su trabajo así como el mismo serian borrados de la existencia.
De hecho, ahí están, ya vienen, con Gómez a la cabeza sonriendo, listo para convertirlo en nada. Ya no hay nada que hacer, tal vez solo tragar saliva, tratar de tomarselo como un hombre, mirar su maquina de escribir y…
De repente llega la idea, aun a medio a cocinar pero puede funcionar, lo único que necesita son unos segundos, un poco mas de tiempo para escribir, unas decenas de palabras, si, ya casi…

Despierta con los primeros rayos de sol Filtrados por la persiana americana. Frente a el, el póster con los dos amantes mirando el mismo cielo, el en París, ella acá nomas en Buenos Aires y abajo, sobre la mesita ratona la notebook con las descargas del dia. Por un momento todo aquello le provoca una rara sensación en el estomago; como si un peso impensado pero mortal se hubiese ido de su pecho…
Pero no le hace caso. Hay que empezar el día, así que sin mediar pensamiento; se levanta, se asea y va a trabajar.

Costuras.

Se parece a cuando te agarras ese hilito que sobresale de la ropa con un clavo y ves impotente como esa manga, o esa cintura o ese pedazo de buzo que hasta ese minuto era solo uno, se divide en dos mostrándote justo donde la costura debería mantenerlo cosido. Y por un momento así permanece, unido por el recuerdo de lo que fue mas que por el hilo que intenta sujetar los pedazos, basta un simple movimiento o una brisa para que, descosido ya, revele las partes que lo formaban, doblándose, moviéndose, superponiéndose la una a la otra: como el doblez de un empapelado que se despega por la humedad dejando ver la pared que no tiene siquiera revoque fino.

Así se ve,ahí por abajo de las escaleras de lo de Filipo que esta tan ido por los medicamentos que es imposible que realmente se de cuenta de algo.
Ahí la vi, la primera vez de refilón como por el costado del ojo por donde esta el lagrimal, la vi y pensé que era un truco por la óptica de la escalera misma, pero al par de días, no me acuerdo cuantos, tuve que rescatar una botella metiéndome en el recoveco y ahí estaba, en rutilante technicolor.
La costura que daba a otro mundo.
O deberia decir; La costura descosida, que daba a otro mundo, dividida en dos, casi flameando despacio y levemente, como si fuera un trozo de tela que en lugar de desarreglar un pantalon; me mostraba otro mundo por detrás.
Un mundo de vaya uno a saber que cosas, de que misterios maravillosos e increíbles.
Y yo soy un bicho curioso, así que aprovechando que Filipo no puede estar solo medio que me mude a su casa para investigarla con tranquilidad.
En un principio los exámenes fueron básicos; ¿como reacciona la luz al dar de lleno en la costura? ¿la gravedad se afecta a su alrededor? ¿Las fuerzas magnéticas kineticas y otras tantas siguen existiendo en ese espacio incluso cuando flameaba víctima del chiflón que recorría la casa a la tardecita?
Buenas preguntas, pero las conclusiones resultaron de una normalidad tediosa. Al parecer salvo el efecto a la vista, nada raro era provocado por aquel lugar donde el mundo se descosía.
El paso a seguir era lógico.
Había que atravesar la costura; había que ir al otro lado.
Así que eso hice. Casi sin pensarlo, como un acto de fe, agarre la costura por uno de sus lados y lenta y cuidadosamente, como quien descose una prenda, fui agrandandola hasta que el tamaño fue el suficiente y pude pasar al otro lado.
Fue como poner pie en la telaraña mas grande, compleja e intrincada que pudiera haber imaginado. Sus hilos contandose en centenares partían de grandes madejas, seguían algún tranco del camino en común y luego se dividían y Sub dividían para mantener las costuras en su lugar y la ilusión de que nuestro mundo es un todo completo y homogéneo.
Pero No lo es. Y yo pude verlo de primera mano, cada hilo de esa tela infinita sosteniendo, uniendo un trozo de nuestro universo con otro para que no colapse, para que no se despegue del tapiz total. Este sostiene tu taza de cafe de esta mañana, este la mesa, este el escalón de la escalera que nunca sabes porque siempre se sale de escuadra. y todos sostienen las costuras de la casa, de la manzana, del mundo en su totalidad.
Como si nuestro universo no fuera no mas que una serie de trozos de genero, telas diferentes cosidas parte por parte. Un kilt echo de piezas de la realidad misma todas juntas cual rompecabezas infinito.
Hay un hilo que me sostiene a mi así como hay otro justo para vos y los tuyos.
Asi que, Despacio, con cuidado de no tocar siquiera uno de los hilos, di un par de pasos por el lugar; frío, inhóspito, con columnas de hielo blanco perdidas allá lejos, donde la vista es engañosa, como si salvo los hilos solo hubiera lugar para un erial helado y sin vida…
O casi sin vida.
Basto que apenas rozara una de las telarañas con el dedo para que todas comenzaran a vibrar al unísono, como tocando una canción con muchos bajos; alertándolos, atrayendolos a ellos.
No tardaron en llegar, de a decenas, como surcando los hilos cual olas en el mar. Los “tejedores”.
Parecidos a arañas gigantescas, sus patas se colgaban y descolgaban de los hilos con velocidad impresionante llegando al origen de la vibración en un santiamén.
Enfrentados a mi, y sin que que yo atinase a hacer nada, dos de ellos colocaron sus patas anteriores frente a su cara, revelando una suerte de mascara de ángel o de demonio partida a la mitad, como esas mascaras salidas de un carnaval de Venecia de finales de siglo. Mascara detrás de la cual sus ojos me escudriñaban con interés gélido emitiendo sonidos similares a claquidos o chasquéos de madera.
Por supuesto, no deje que terminaran lo que sea que estaban tramando y con un ademan desesperado arranque varios hilos descosiendo varias partes de la realidad que conformaban la casa de mi amigo.
Chillando y zumbando, los tejedores se pusieron al trabajo de reparar el daño hecho, pero era demasiado y la casa entera comenzó a deshacerse, como si se derrumbara parte por parte. Encogiéndome, saltando y esquivando; procure salir de aquel lugar antes de que recordasen que estaba ahi, sin embargo antes de dejarme ir, uno de ellos lanzo un siseo y tiro un zarpazo en mi dirección rozándome el cuello y dejando una marca bastante profunda que solo note estando afuera ya.

Meses han pasado Desde aquel incidente, el derrumbe de la casa de Filipo fue atribuido a la vejez del edificio en cuestión y Filipo mismo fue trasladado a una clínica donde, si he de decir la verdad, parece bastante mejor que antes.
En cuanto a mi, ya casi no tengo las pesadillas al pensar en lo que vi aquel día. Eso si, he empezado a notar que en el cuello, justo donde el zarpazo de uno de los tejedores me había rozado en mi escape ahora sobresale un hilillo, pequeño y casi imperceptible, como una costura mal hecha o a punto de deshacerse

Resumen del cuento “Películas” de Matias Fox

Tres amigos van a ver una pelicula.
A la salida, en un café, discuten lo que acaban de ver.
No hace falta mucha conversación para que los tres se den cuenta de que a pesar de estar en la misma sala han presenciado tres películas diferentes.
No sin un atisbo de horror, los tres comentan las escenas para comparar.
El primero menciona la tórrida escena de sexo en la cual uno de los protagonistas es engañado por su novia con su mejor amigo luego de una fiesta de fin de año.
Los otros dos se miran. Acusaciones sobrevienen la mesa junto con el nombre de una mujer y el recuerdo etílico de una pelea en una fiesta.
El segundo habla de la escena donde uno de los protagonistas estafa a otro con un falso problema de la salud cuando en realidad ocultaba una adicción al juego.
Esta vez se apela directamente al puñetazo. Tumbado, uno de ellos pide disculpas y dice que ya esta superado, menciona terapia y solloza frente a la mirada del otro.
Por fin, le toca el turno al tercero que con cierto sentido de deja vu, narra la escena donde tres amigos hablan en un bar y bastan un par de secretos, una traición y un engaño para poner en juego su amistad…
Menciona, como al pasar que este fue el final de la pelicula y que ponderaba si los tres amigos lograban salvar su relación aun con todo lo que había pasado entre ellos…
Tres conocidos abandonan un bar sin siquiera saludarse.

Puertas

Diario del Pionero Adam Vought. Entrada 43:
Nuestra tercera puerta. debimos saber que no iba a ser facil.
Debimos…
Cubierto con un cielo amortajado hasta el punto de la penumbra eterna, este plano solo conoce la luz de los relampagos de una tormenta perpetua que no parece terminar de caer nunca.
Esto ha tenido logicas consecuencias con la ecología que cubre el plano; la mas evidente de todas es que los animales de este lugar parecen responder a una cadena alimenticia completamente trastocada donde no existen jerarquías y toda Biología es presa y, a la vez, cazador de aquella que  que le sigue.
Por supuesto, y rogando que las caracteristicas del plano no fueran tan funestas como en la primer evaluación, Exploramos durante unos brevisimos tres días lo que pudimos del mismo. Eso nos costo a Gerrien, Coulson y Barret a quienes tuvimos que dejar a su suerte ante lo que, a todas luces fue una trampa tendida por los “nocturnantes” (asi llamamos a una especie de felino que parece poder mimetizarse con las sombras que la rodean hasta hacerse virtualmente invisibles).
Dios Misericordioso. ¿Habran de ser todos los planos como este? ¿Solo encontraremos peligros y muerte detrás de las puertas por venir?
Como ya venimos acostumbrandonos a hacer, esperamos que los efectos pasen y cerramos la puerta.

/Sobre el proyecto “Huxley”, extracto de los informes preliminares.

…que entendiendo de la situación desesperada del planeta debido a la contaminación, la rotación del eje magnetico de la tierra, las consecuentes tormentas radioactivas que se dan, cada vez con mas frecuencia y la imposibilidad de un exodo fisico (ya sea a los mares o a las estrellas) se procedió a investigar en formas “no convencionales” de viajar y colonizar nuevos territorios./

Diario del Pionero Adam Vought. Entrada 201:
Por fin encontramos el problema de la puerta 56. Al principio tan promisoria, desierta de toda vida que no fuera vegetal,con sus leyes de la fisica análogas a la nuestra, y su sol que rotaba solo unos cuantos minutos mas rapido que el nuestro; parecía ideal para los protocolos del proyecto.
Hasta que Larry enfermó.
Inicialmente creímos que se trataba de una simple alergia; en un plano vegetal el polen y demás estan a la orden del día y no hubiera sido extraño que la variedad de los mismos hubiera afectado a Larry, incluso bromeamos con el hecho de que si fuesemos a mudarnos debería vivir una vida a puro antihestaminico; Larry rió por un momento y luego sus dientes se colorearon rojo y comenzó a escupir sangre.
Entre los espasmos y las arcadas, su cuerpo termino doblandose y quebrandose mientras intentabamos en vano mantenerlo vivo.
La autopsia casi inmediata reveló la causa de la muerte, infección de Hongos.
Malditos hongos. organismos que solo pueden crecer en cosas muertas, nos mostraron que lo que veíamos, los bosques, las selvas, el planeta entero era simplemente una ilusión, pues los hongos solo crecen en cosas muertas. Y este plano lo estaba, tal vez desde el principio.
Ahora solo nos resta esperar que los efectos pasen y clausurar la puerta. Un plano menos, una esperanza menos.

/…Teniendo como antecesores programas de la CIA, el sector privado y el propio ejercito con narcoticos, estupefacientes y alucinogenos varios; se ha logrado crear distintas drogas que realmente funcionan como “puertas” hacia otros planos de la existencia. Planos nuevos, planos vaciós donde acomodar lo que de la población. Asi,la humanidad dormira bajo tierra y a salvo de los peligros externos, un sueño quimico similar al crioestasis, mientras su realidad se vuelve aquel plano que haya decidido colonizar./

Diario del Pionero Adam Vought. Entrada 365:
El tiempo, o mas bien, la Tormenta de fricción temporal nos sorprendio logrando entrar en una de las “zonas francas”.
A mi me costó unos 5 años, pero fue Merry, la que se llevo la peor parte, en un momento es mas joven que yo por mas de una decada y al siguiente necesita un andador para poder moverse. Visto en retrospectiva, fue como uno de esos efectos especiales de las peliculas de antes donde ves como el cuerpo se va degradando paso a paso, como si cada arruga, cada surco del rostro tardara segundos en abrirse camino y agrietar lo que alguna vez supo ser lozano y fuerte para dejar solo una cascara vacía.
Supongo que nos lo buscamos. Despues de todo, poco entendíamos de este plano hasta comenzamos a escucharlas “grabaciones” dejadas pòr quienquiera que haya estado acá antes que nosotros y que, de algún modo se traducián psiquicamente como una estación de radio constante adentro de nuestras cabezas mientras estuvimos allí, nunca pudimos averiguar de donde provenían pero en un principio pensamos que eran una suerte de “guia” al plano dando la ubicación de las zonas francas, aclarando fenomenos como el ocaso constante.
Nos equivocamos; y lo que si podemos decir ahora es que sin lugar a dudas eran una advertencia… el plano entero esta “quebrado” temporalmente y su naturaleza cambiante lo hace inhabitable, en un principio las “zonas francas” pudieron dar refugio, pero ahora sabemos que la fractura se agranda con el tiempo y no hay lugar seguro, no importa donde vayamos.
Tratar de colonizar este plano es imposible, asi que una vez mas, lo unico que podemos hacer es esperar que los efectos pasen rogando que los vientos cronales no vuelvan.
Otra puerta clausurada y van…

/…entonces que siendo el mayor y evidente problema de tal empresa el que estos nuevos planos son, por llamarlos de algún modo “territorios virgenes” e inexplorados que pueden tener peligros realmente impensados hasta este punto. Se hace necesaria una partida de exploradores o “pioneros”, encargados de investigar y evaluar las posibilidades del plano para sustentar la colonización total antes de realizarla en forma efectiva./

Diario del Pionero Adam Vought. Entrada 487:
No creo que se nos pueda culpar por el apuro con el cual iniciamos la colonización de este plano, una vez que trasmitimos las características balanceadas, casi terricolas del mismo.
Una aguja en un pajar, asi habíamos definido la misión después de la puerta 103 y su ecología basada en distintos tipos de metales, donde los vientos arrancaban melodías metalicas de la superficie que se escurría como mercurio, turbio y vibrante.
Pero, ¿Quien lo diría?, la otra puerta fue nuestra salvación.
Poblada con animales que, de algun modo imitaban a aquellos en la tierra, pero en versiones un tanto mas grandes, atribuimos esto a la mayor oxigenación del plano y lo etiquetamos como una problematica menor que podíamos pasar por alto si algo mas grave no se entrometía en nuestro camino.
Pero no lo hubo. Nos tomo apenas media semana acostumbrarnos a las caracteristicas del nuevo plano, que asemejaba tanto a la tierra que bastarían unos años de olvido para lograr la familiaridad total con este lugar.
Finalizadas las evaluaciones, del otro lado no tardaron en comenzar a enviar contingente, tras contingente de colonos. Habiendo los pioneros, elegido ya, lugares para los asentamientos; el mundo que habiamos dejado atras comenzó a plantar su pie en el nuevo mundo detrás de la puerta.

/Para eso, confiaremos en las habilidades del capitan Adam Vought y su equipo. Primer Necronauta y heroe nacional quien se ha caracterizado a lo largo de su carrera, no solo por su valentía sino por poner la importancia de la misión, y el bien común de la humanidad toda por sobre cualquier cosa…/

Diario del Pionero Adam Vought. Entrada 501:
En el momento de escribir esto, ya han pasado seis meses desde el cruce. La gente parece alegre y optimista, como si el viaje al otro plano, no solo los hubiera salvado de la muerte, sino también dado un proposito, una pugna por así decirlo.
Ahora dicen que quieren hacerme un homenaje, bah, en realidad a mi y a todos los que formamos las primeras expediciones. Odio los homenajes, pero lo mas probable es que los deje hacerlo; lo que sea para que gasten su tiempo y no se den cuenta de lo que esta sucediendo de verdad.
En realidad, yo tampoco lo hubiera notado si no hubiera viajado antes montado en tantas malditas pastillas.
Es el sueño.
Nos estamos durmiendo en vida.
Al principio pensé que se trataba solo de mi, del cansancio producto de la edad y de la misión, pero no. Es la química de las pildoras que por alguna razon nos esta sedando; lenta pero seguramente. Claro, ninguna de ellas fue pensada para un uso sostenido, es logico que haya efectos secundarios. Tanto es así que la media del sueño de los colonos ha aumentado media hora solo en seis meses, de seguir asi, en un par de años llegará el punto en el cual no haremos mas que dormir.
Podria decirlo y entonces todos saldriamos y empezariamos de nuevo, nuevas pastillas, nuevas puertas, nuevos planos.
Si; podría decirlo, pero en su lugar sonrio a la gente y dejo que sean felices.
Por lo que sea que nos quede en este lugar.