Changertina (O Tlon, Uqbar, Orbis Tertius a lo bruto)

En unos pocos instantes, cuando Changertina termine de colarse por las rendijas del mundo y abarcar lo que todavía damos (doy) en llamar Argentina; probablemente este escrito desaparezca, reemplazado por atlas con la geografía de el nuevo país, o libros de historia que abarquen su tumultuosa historia o manifiestos ideológicos de sus dos grandes partidos políticos; el abocarme al mismo se me aparece como una necesidad para lavar las imperdonables culpas de quien obra sin saber.

Podría decir, sin temor a equivocarme que la historia de Changertina comienza como una broma, un juego de palabras que aúna el nombre del país al adjetivo “Chanta” apareció por vez primera en la columna periodística de un laureado comunicador, decir que la misma era una diatriba en contra de lo que el consideraba (y de ahí el titulo) una tierra de Chantas, seria demasiado obvio. Mas interesante resultaban los datos y estadísticas falseadas de las cuales hacia gala el mismo; cifras sobre criminalidad, indigencia, población carcelería eran tirados como al “tun tun” sin ningún tipo de investigación o rigor científico.
De mas esta decir que al día siguiente, mas de un diario de cabecera se hizo eco de esos números y conclusiones fallidas.
Por supuesto, del otro lado del arco político, la respuesta no se hizo esperar y tomo forma de un libelo con datos tanto o mas inexistentes que los primeros.
A este articulo le siguió otro, y otro, y otro, sin control alguno sobre las aseveraciones y los juicios, las notas eran como misilazos de ejercicios puramente lingüísticos entre los poderes facticos.
No importaba la verdad, importaba decir algo.
Debo admitirlo, yo también fui parte de uno de los dos ejércitos pero mis observaciones sobre las películas propagandísticas malamente disfrazadas carecía de peso en contraste con las denuncias de corrupción contra concejales probos de todo orden y las incontrastables cifras del turismo.
Sin embargo los embates continuaban y poco a poco las realidades que el periodismo decía mostrar comenzaron a filtrarse a través del mundo real; casos de violaciones a los derechos humanos por parte de militantes, opiniones de personalidades que nunca antes se habían ocupado de hablar del país, un boom de importaciones que superaban fallidas cifras del PBI; la gota que derramo el vaso, sin embargo, llego cuando un matutino anuncio la muerte de un gobernador en “circunstancias sospechosas” un domingo a la mañana, solo para que esa tarde el susodicho fuera encontrado muerto con signos de asfixia autoerotica o embolia pulmonar, según el relato que siguieras. A este hecho surgieron otros de carácter similar, como silos explotando con grano acaparado u opositores dedicandose mas a ridículos spots de internet que a presentar proyectos creíbles y viables.
Todos mentira, todos imposibles, todas fabulaciones salvo en los limites de este país que en papel, en los blogs y en las pantallas era mas real que la monótona Argentina nuestra y que parecía no soportar el peso de la otra.
Ahora yo se que el final esta cerca, tres de los diarios de mayor circulación han renombrado el titulo de sus tapas por el de Changertina y a nadie parece extrañarle del mismo modo que no les extraña los recien aparecidos habitantes de la misma quienes heredado el carácter dual de su país tienen dos caras (una en el frente, otra en la nuca) que discuten constantemente ideales completamente opuestos, o sus políticos con cara de cerdo que predican el evangelio de la abstención y la clausura, y que su presidente sea de a turnos un santo benefactor y un dictador sangriento.
Por lo pronto yo escribo esto tratando de conjurar una síntesis que no se contraponga a lo que mi otra cara opinará al respecto.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s