Corrección Politica.

Reseña del Happening “Humor” de Stanislav Lichstenkraut. (Extracto).

Antes de entrar en la instalación donde supuestamente se dará el Happening, dos espectadores se separan de la fila, discuten de modo Creciente sobre problemas que no quedan claros, hay reclamaciones, hay pasadas de factura, uno de ellos parece lagrimear, de repente el mas grande de ellos le propina una cachetada al menor quien cae sobre la mesa de catering ensuciandose la cara con pastel.
(…)
La gente comenta el asunto en la fila y todo parece terminar ahí mas una vez abiertas las puertas nos enteramos que es la primera pieza de un rompecabezas que esta destinado a hacernos reflexionar sobre el humor en el mundo que nos rodea.
Construido como una serie de cuartos que se conectan, uno detrás del otro; cada una de las estancias esta diseñada para elaborar la escena según un tipo de humor determinado; por supuesto, la primera de las instancias esta practicamente vacía y solo se ocupa de recalcar el caracter de slapstick de lo que ha sucedido, la cachetada, el pastel en la cara, no muy alejado de un sketch de “Los tres Chiflados”.
La segunda instancia, agrega mas complicaciones a la trama; en este caso, un equivoco de identidades y nacionalidades que termina mal para el chanta que trata de ser Ingles sin saber una palabra en ese idioma: en la tercera instancia, vemos a un padre y a un hijo discutiendo sobre las elecciones vitales de ambos donde el humor esta dado por el contaste que se logra entre el padre de clase baja-pobre y la misma naturaleza de la instalación y que termina resolviendose con la violencia.
Al llegar a la cuarta instancia, la gente ya es menos que en las dos previas; en esta aprendemos sobre las simpatías políticas de cada uno de los actores, el humor se mueve por la incapacidad de reconciliar datos de la realidad empirica con los preceptos de sus respectivos partidos.
El Quinto salón lidia con el tema de la religión y transforma a los participantes en un fanatico religioso y un Ateo combativo, son de tal caracter los argumentos tanto de uno, como de otro lado, que el humor queda diluído y resulta, al menos, perturbador.
Para el sexto salón, ya se pueden contar con los dedos de una mano los visitantes que quedan y es entendible, este salon se mete con la sexualidad de los personajes, acusaciones de abuso, homosexualidad y hasta de bestialidad e incesto son presupuestos por la escena y el humor es el derivado de los taboos que intenta romper la situación en su totalidad.
Existe un septimo salón, pero nadie ha llegado a él desde la apertura de la instalación.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s