La Gran Obra.

Cerrando los ojos, aspiro aquel olor tratando de recordar de que se trataba. Tardo unos minutos pero al fin lo recordó; aromatizante de Limón, el ascensor entero olía a aromatizante de limón, de ese que se usaba antaño en lavaderos de auto y subtes.
Se permitió media sonrisa, hacia años que no olía algo por el estilo.
Mas exactamente, Desde La Gran Niebla, que había cubierto todo con el mundo-bajo con una patina ocre y metálica como un sudario de muerte gaseosa.
Producto de la contaminación concentrada en el mundo, La Gran Niebla provoco que la brecha se hiciera mas evidente que nunca, aquellos que tenían construyeron ciudades por encima de la misma con rascacielos que se alzaban mas allá de toda vista, los que no, se quedaron abajo a respirar veneno y morir antes de tener cincuenta años.
Al igual que los periodicos concursos que permitian a los habitantes del bajo mundo poder excursionar durante un dia o dos por las ciudades de maravilla que nunca podrían llamar hogar, la idea de “La gran obra” había sido producto en partes iguales de aburrimiento y desdén hacia los que habían quedado abajo.
Escribir la vida de la gente de abajo y verlos actuar los caprichos de los súper ricos era una progresion casi lógica del vicio de la TV.
El mecanismo era sencillo, se seleccionaba una persona (o serie de ellas) y de les enviaba un guión con escenas para actuar como si fueran su vida, podían ser escenas intimistas, o peleas, o de introspección, solo había que seguir el guión y entretener a la audiencia.
Por supuesto, se podía decir que no, pero la propuesta se hacia indeclinable una vez que se postulaban las tarifas. Así; un extra podía ganar en una escena el equivalente a un mes de trabajo en cualquier otra labor, un extra con bolo el equivalente a seis meses y, si hablamos de principales y secundarios regulares, había hasta la posibilidad de acceder a lujos pasados como comidas que no consistían en pastillas, filtros de aire o incluso doctores matriculados.
Fue por eso que no tiro inmediatamente el telegrama cuando la escena llego a su casa, Ofelia había estado tosiendo mucho los últimos meses y el prospecto de tener remedios de verdad era demasiado. Rechinando los dientes puso su firma en el contrato y se dispuso a actuar lo que le pedían lo mas expeditivamente posible.
La escena era simple, a la salida de un cine tenía que trenzarse en una pelea y perderla.
así, botellazo en la cabeza de por medio, pudo dar por finalizadas su primera escena, pero no la ultima.
Al parecer la actitud de odio y desprecio ante todo el trance que su cara translucía resulto ser muy divertido para sus espectadores. Encantados con su nuevo descubrimiento los guiones con cada vez mas paginas y mas escenas comenzaron a llegar a su casa. Con Ofelia apenas recuperandose, no pudo mas que continuar la charada.
Así, su carácter que siempre había sido confrontativo, se exacerbo en un personaje pendenciero y violento apto para los televidentes. Durante los meses que siguieron, se peleo con su familia, perdió el trabajo y hasta fue brevemente encarcelado por sus conductas, hecho al cual siguieron otras indignidades que hasta podían calificar de crimen a pequeña escala.
Pero nada de eso importaba mientras Ofelia siguiera recibiendo la atención y mejorando; tal vez de haber estado mas ducho en las realidades que componen una buena historia no se hubiera sorprendido de que al llegar a su casa hoy En lugar de encontrarse con el abrazo de Ofelia se encontrase con una asistente social. Enterado de su comportamiento de las ultimas semanas, el departamento no podía dejar a la niña al cuidado de alguien con ese nivel de inestabilidad; en vano trato de explicar el carácter de su situación, las escenas, su actuacion. De nada sirvio, su hija estaba ya fuera de su alcance.
Por apuesto y muy a su pesar, acorde con su personaje, destruyo el departamento en un ataque de furia que adivino muy festejado por sus demiurgos mas allá de las nubes.
“Si. Eso les encanto, pero esto les va a gustar un poco menos”
Pensó, mientras apretaba hasta el dolor el metal del arma dentro de su desgastado Perramus.
El viaje al penthouse duro menos de lo que esperaba y cuando salió del ascensor el olor a limón todavía perduraba en sus fosas nasales. Al contrario de lo que esperaba, encontró a una docena de habitantes apenas unos pasos adentro de un salón cubierto de espejos, frente a ellos había una mesa con comidas de las cuales no conocía ni la mitad y todos estaban extrañamente en silencio.
Ni siquiera apunto, simplemente levanto el arma y disparo a bulto con tanta suerte que una de las balas impacto justo en la gente de un joven con in peinado retro
Hipster.
Por un momento solo se escucho el reverberar de las balas en el recinto. No duro mucho, a los pocos segundos un animoso “Bravo!” de una muchacha sentada justo detrás de la víctima y que todavía tenía sangre y pedazos de cerebro de la misma por sobre su vestido, fue seguido por vítores y expresiones del mismo cariz por sus compañeros.
Todavia Sin entender, se dejo palmear la espalda y felicitar, como sinuoso fuera un sueño. Finalmente uno de los hombres, que había insistido en darle la mano mientras repetía “Magnifico! Genial!”; puso en el bolsillo de su saco un sobre de papel madera, para luego hacer un gesto con la cabeza y provocar que todos desaparecieran por una puerta lateral.
Como si lo hubieran puesto sobrio de golpe, ahora plenamente consciente de lo que había hecho, abrió el sobre que solo contenía dos papeles.
En el primero se leía: Escena: interior penthouse. Nuestro personaje acaba de cometer un crimen, no tiene mucho tiempo. Así que tomando arma con el pulgar y el indice y comienza a limpiarla con in pañuelo…
El segundo simplemente constaba de una foto de su hija y un numero de 5 cifras.
Arrugando ambos papeles en su puño y Como si no tuviera opción; tomo el arma con el pulgar y el indice…

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s