Anfitrion.

La luz de la mañana se dejaba filtrar por las rendijas poniendo en evidencia las pequeñas partículas de polvo que flotaban por sobre la mesa de luz.
Afuera, sonidos apagados y todavía intermitentes de un tránsito leve le dio la pauta de que no estaban en el centro.
Cuanto tardaría en llegar a la ciudad? Reconocería el lugar donde había despertado o tendría que googlear su posición?
Dejó que las preguntas rodaran sobre el mientras hacia los ejercicios de coordinación requeridos después de cada vuelta: primero mover los dedos de lis pies, ir subiendo miembro a miembro siempre respirando con la nariz y exhalando por la boca, una, dos, diez veces.
Hasta que no hubiera dudas de que su cuerpo le pertenecía una vez mas.
Hizo el ademan de levantarse, Fue entonces cuando lo sintió, del lado Derecho de la cama, debajo de la almohada frío, pesado y metálico, con ese olor mezcla de ceniza y azufre, el revolver hundía las sabanas a su alrededor.
Agitado y ansioso lo levanto usando la funda de la almohada y, girandolo con cuidado, contó las balas del barril; faltaban cuatro de las seis, sin duda lo había sido usado pero; por quien? Y, mas importante aun; Para que?
Temblando, Consulto la agenda: los dos últimos días le pertenecían a George Sierra, uno de los regulares, siempre pagaba a tiempo, siempre cuidaba la mercancía y solo lo sacaba para ir “de Levante” los fines de semana, nada de esos lances violentos o adrenalinicos que otros compañeros tenían que soportar.
Nada que lo pusiera en peligro y sin embargo el revolver estaba ahí. Así como también el alto bolsón de cuero que encontró detrás de la mesa lleno hasta la mitad con billetes, algunos cubiertos de sangre.
Desesperado mientras volvia a poner todo el pegajoso dinero en el bolso, se dijo que no era seguro quedarse ahí. Debía llegar al departamento y revisar la bitácora de transmigraciones de “La maquina”, Si acaso fuese haber un error que explicase la situacion tenía que encontrarse ahí.
Con el bolso al hombro y el revolver en la cintura salió a la calle mirando de reojo los diarios en busca de una noticia que no quería encontrar pero sin embargo ahí estaba: Asalto armado a un 24/7, dos heridos y un menor muerto, acompañada de una toma de la cámara de seguridad y un identikit parcial que todavía no se parecía del todo a el peto si lo suficiente.
El viaje en el subte y en el colectivo fueron de lo peor, siempre a punto del vomito trataba de esconder su cara detrás de las solapas de la campera, no mantener la vista fija en nadie a la vez que sus manos temblaban. Por alguna razón creía que todos lo conocían pero por alguna razón conspiraban para torturarlo con la duda.
Cuando Finalmente llego a su departamento, luego de un encontronazo con la casera que le repetía lo mal que se veía, le sorprendió encontrarlo vacío, o mas bien, lo sorprendió no encontrar ni una sola prueba de que “La maquina” habia siquiera existido. Ahi estaba su cama, su bicicleta fija y hasta su computadora pero no habia ni rastros de las usinas, ni el casco de transferencia, ni las bitácoras ni nada que diera pauta de lo que había estado haciendo los últimos años de su vida.
No tardo en presumir que, conocido el crimen, la empresa no tardaría en borrar toda evidencia de sus actividades al punto de que todo intento de explicar el verdadero sentido de las cosas lo dejase parado como un psicótico de cuidado.
Sentado en la cama, escucho el ruido de los autos de Policia al acercarse.
Cerro los ojos; por un momento pensó en quien lo habia usado como un arma para el crimen, pensó en las posibles razones, pensó en la prisión o el manicomio, que parecían ser sus dos únicas elecciones una vez que intentase explicar lo sucedido.
Ya con los sonidos en la puerta, Deseo irse y dejar su cuerpo ahí, listo para ser tomada por otro, el anfitrión de una casa vacía que la alquila por un largo tiempo.
Pero ya no podía

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s