Simultaneidad (es)

“Si pensamos en el tiempo como superficie; lógico es esperar que haya pliegos, superpociciciones…”
Clavis Aurea, Feynmann Desgrabado.

Estoy cavando un pozo en el jardín…
Transpirado, resollando, con la misma camisa a cuadros que tengo ahora, murmuro algo que no puedo oír pero seguro es una puteada.
Poco a poco, voy sacando cada vez menos tierra, como ya satisfecho con la profundidad.
Me acerco lenta, incrédulamente pero sin siquiera mirarme me tiro la pala que estoy usando y sin decirme nada empiezo a llenar el pozo con los paquetes.
Pala en mano, me pregunto porque no había reparado en los paquetes. Embalados en papel madera y amatambrados con hilo zizal, algo negro y manchado se agranda por sus lados.
Sin decirme nada, entro a la casa arrastrando la pala cuando…
Medio zombie, casi me choco conmigo, que vengo arrastrando los paquetes sobre la lona que usaba de piso para la carpa. Por un momento pienso que el choque va a generar alguna paradoja o algo por el estilo y que yo solito me voy a llevar al universo puesto.
Pero nada, me limito a verme cansado y, mientras arranco la pala de mis manos agarrotadas me entrego el rollo de papel madera con un gruñido y sigo mi camino al patio.
Tengo que salir de esta casa, me digo mientras camino por el pasillo casi al punto de correr, casi al punto de huir con todas mis fuerzas pero el ruido me detiene.
Chack-Chack-Chack. Seco y repetititivo, con una textura pringosa en las pausas. Se que no debo, se que no tendría que abrir la puerta pero una fuerza invisible me hace levantar la mano, acercaría al picaporte y…
Al sacar la cabeza me miro con esa mirada de decepción que tan bien conozco.
Anonadado de sentir mi propio aliento pesado y caliente en el rostro, trato de preguntar algo pero por toda respuesta pongo el cuchillo ensangrentado en mi mano derecha mientras saco el papel de embalar de la izquierda y cierro de un portazo.
Con la sangre corriendome entre los dedos, solo atino a dar grandes zancos rumbo a la puerta. Tirando muebles y adornos en el camino la abro de un golpe y entonces…
Sonríe, el hijo de puta sonríe mientras le abro la puerta sin querer.
-Pelotudo ¿Como sabias que estaba afuera?-dice con suficiencia, para después agregar medio a la carcajada- ¿Intuición femenina?-
-yo…- atino a espetar tratando de esconder el cuchillo detrás de mi muslo-
-yo… Yo… ¿Siempre sabes lo que decir, no es cierto Pelotudo? En fin. Me da igual. Vamos a hablar si o si de esos mrnsajitos que te mandas con mi novia. Yo se que ella cree que sos su amigo y que además sos medio puto pero igual creo que…-
No lo escucho seguir, simplemente agarro el cuchillo con mas fuerza y voy detrás…

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s