Soñito.

El Señor Peludito se lo había advertido mientras se colgaba con su cola prensil en el Arbol de las canciones y ponia ese ceño que a Amalia le costaba trabajo descifrar (Era parecido a una sonrisa pero, por alguna razón se estiraba para uno de los lados haciendola… bueno, “rara”).
“No tenes que ir para alla”, le había dicho y después trato de cambiar de tema hablando sobre si la nube de palotes iban a terminar lloviendo mas tarde, o si el valle de las Muñecas por fin iba a estar terminado.
Pero el misterio de la puerta era demasiado delicioso como para no perseguirlo.
La había encontrado de casualidad, mientras jugaba a la escondida entre bosques de Glaseado, entre la gente de azucar y chocolate. que correteaban como posesos.
Estaba ahí, como parada en la nada. Una puerta demasiado normal para esta parte del mundo soñado y a la vez demasiado misteriosa como para no generar curiosidad.
Estiró la mano para abrirla, pero (in) oportunamente alguien grito su nombre y se vio obligada a volver a la “Piedra”.
Despues de terminado el juego; Amalia pregunto por aquella puerta tan extraña que había encontrado y, incluso para su edad, se dio cuenta que la trataban con evasivas o fingidas.
Finalmente llegó la advertencia del Señor Peludito y ella juró y perjuró que iba a dejar el asunto en paz…
Hasta el proximo sueño.
Las cosas salieron a pedir de boca, entro solapadamente por la puerta de Las Siestas, en lugar de la Entrada de la Noche, se movio por donde sabía que no iba a ser detectada; bordeando el territorio de las pesadillas y las nubes de angustias para despues entrar al bosque por uno de sus vertices.
No tardo en encontrar la puerta aquella.
Allí de nuevo, se removió entre ansiosa y asustada, no mucho mas turbada que cuando había descubierto la Puerta de la Noche y el pais de los sueños.
Tomando aire, bajo el picaporte y dió un paso al otro lado.
Por un rato, no sintió nada, peridida en un todo Gris, solo podia oir su respiración, pero luego, lentamente, este lugar comenzó a formarse, de algún modo se parecía al pais de los sueños pero a la vez diferente.
Parada encima de una loma pudo verlo todo (O casi todo), el bosqu de Glaeado había perdido su brillo y ahora los arboles parecían mas de carton que de otra cosa, ya no había palomas arcoiris sobrevolando el lugar sino que estas eran reemplazadas por una especie de ave hecha de papel cuyo zumbido a veces formaba cosas parecidas a las palabras, el Valle de las muñecas habia sido tapado por una materia parecida a la tinta y lapices funcionaban como columnas de un ominso edificio nuevo que jamas había visto antes pero no preagiaba nada bueno.
El territorio de las pesadillas se había agrandado, y, al tratar de moverse, se dio cuenta de que el piso raspaba sus pies y de que nunca podría haber sido capaz de caminar por este lugar descalza.
Disgustada al punto del berrinche, Amalia busco la puerta para volver a su tierra de caramelos, muñecas y animales parlantes…
Pero ya no estaba ahí.

Advertisement

La trampa

La primera vez  fue una sorpresa.
Reunidos en el pasillo del costado de la casa de mis abuelos, en ese momento el concilio contaba solo con tres participantes; dos colgados de la salida de la estufa y el tercero abajo, la cola alrededor de las patas, casi como una estatua, esperando con ese desinterés que solo la cara de un gato puede demostrar.
Acostumbrado ya al echo de que cualquier casa sin perro se transforma virtualmente en su patio de recreo, entre lo mas lento posible para darles tiempo de que huyan hacia otras casas raudos y, tal vez, con algún siseo de por medio.
Pero esa vez no.
Esta vez ninguno de los gatos se fue, ninguno salió disparado ante mi prescencia, solo se quedaron ahí, mirandome pasar a su lado con sus felinos ojos clavados en los míos que, lo acepto, debieron de ser una mezcla de sorpresa e incredulidad.
La segunda vez pase de la sorpresa a preocupación.
Engalanado con la honrosa tarea de cuidar la casa de una pareja de amigos “Ya sabes, regar las plantitas, abrir un poco las ventanas, darles agua y de comer a los bichos. Lo usual y si te queres quedar hay Netflix y todo”, llego el viernes a la casa para encontrar que, por alguna razón, los tres gatos de mis amigos se habían transformado en ocho. De todas las razas, pelajes y colores, aparentemente los nuevos invitados habían logrado pasar por una rendija en la persiana del balcón y todos me miraron como si los hubiera interrumpido en el medio de una reunión, y no cualquier reunión, sino una en la que se discutía algún asunto de vital importancia.
El momento duro escasos minutos pues sin que yo pudiese siquiera reaccionar y con una coordinación de la cual los creía incapaces, los otros gatos se deslizaron por la rendija para desaparecer por los recovecos del afuera.
Anonadado y sin saber que hacer, me escuche a mi mismo preguntar como un estúpido a uno de los animales “¿Que esta pasando acá?” solo para obtener una mirada de calculado desdén y un medio maullido estrangulado.
La tercera vez pase de la preocupación al miedo y al horror.
Desde mi mudanza al edificio había yo entablado cierta, no amistad, pero si afinidad con mi vecino del piso de arriba. Ávido lector de todo lo que cayera en sus manos y poseedor de un TOC de importancia, prácticamente no había día en donde, directamente desde abajo, no pudiera evitar oír como acomodaba y reacomodaba los muebles de su departamento, nunca encontrando la configuración perfecta.
Esa semana no había escuchado yo ningúno de los ruidos habituales y, sumado esto al también raro hecho de no habermelo cruzado en ninguna parte hizo que resolviera usar la llave que me había dado “Para emergencias” pata chequear que todo estuviera en orden.
Asi, luego de llamar unas prudentes tres veces a la puerta casi gritando su nombre, gire por fin la llave y me aventure al departamento.
La escena era surrealista.
De izquierda a derecha, de arriba a abajo y de un costado a otro el depto estaba repleto de gatos al punto de que el piso del mismo parecía una sustancia viva hecha de felinos que se removía y retorcía casi ordenadamente, casi como olas provenientes de un epicentro claro en el centro.
Allí, los inquilinos habían apilado retazos de libros saqueados de las bibliotecas del dueño.
sin siquiera acercarne pude reconocer entre los mismos: El manifiesto Comunista, La Huelga General, La Riqueza de las Naciones, Mi Lucha, El Príncipe
Y algunos libelos de ideología política.
Inmediatamente supe que no solo habían leído aquellos textos, sino que los habían discutido.
Asi, Enfrentado una vez mas, a la mirada de (creo) cientos de ojos felinos, esta vez fui yo quien dejo la casa corriendo con el corzón desbocado.
Seguro ya de la ominosa suerte de mi amigo que hacía imposible una coincidencia o fabulación propia, supe enseguida lo que pasaba: los gatos planeaban LA revolución, el golpe que los pondría, al fin, en su justo lugar como los dueños del mundo.
Era un hecho. No me cabía duda alguna, y sin embargo una pregunta me rondaba la cabeza: ¿Porque se me había permitido atestiguar aquello? ¿Porque. Aquellos seres que habían engañado a mi raza por milenios no habían tenido mas cuidado en las reuniones para preparar su golpe? Y ahora; ¿Porque no detienen la transcripción de estas ocurrencias en la cual me hallo enfrascado?
De a poco, casi como si no quisiera, aparece Una posibilidad que se va formando en mi mente y no puedo evitar temblar al trabscribirla.
Todo fue una trampa. Todo fue un ardid parte de su plan.
Los Gatos me necesitan
O mejor dicho, necesitan gente como yo, gente que grite a los cuatro vientos la inevitable verdad y cercanía de su plan para que seamos tratados de insanos, de orates con delirios persecutorios o algo por el estilo.
No me van a matar. No por ahora, les soy mas vivo útil como una mala burla y por eso uno de ellos hasta se permite el lujo de bajar y maullar aprobando esto que escribo mientras me pregunto Cuantos, como yo, somos usados para que el movimiento continúe siendo un mito.

Una entrevista.

Dos, tres, cuatro cambios de dirección son todos los que logró percibir antes de perder completamente todo sentido de ubicación geográfica, no es de extrañar, por supuesto, desde el momento de tomarme por sorpresa en el bar donde habíamos acordado el encuentro, encapucharme a la fuerza y empujarme dentro de lo que (solo puedo deducir) es una especie de camioneta, el objetivo de estos hombres ha sido llevarme a un laboratorio secreto y por lo tanto no sería inteligente que fuera fácil de encontrar; no hay duda, uno puede decir cualquier cosa de Millenium (de hecho, casi todas las cosas Ya se han dicho), excepto que no es inteligente.
Así que, mientras dura el viaje, no puedo atinar mas que a canturrear levemente por lo bajo (yellow submarine, si a alguien le interesa) y hacer una o dos preguntas que solo son contestadas por el silencio mas absoluto o algún gruñido poco perceptible, evidentemente, tendré que esperar a la estrella del show para poder hablar con alguien.
De repente, y casi sin darme cuenta, me percato de que el auto ya no se mueve… o al menos no se mueve “de lado a lado” hay, eso si, un leve zumbido y esa sensación que solía agarrarme en la boca del estómago cuando estaba en lo mas alto de un subeybaja… estamos yendo hacia arriba, definitivamente, estamos yendo hacia arriba y un par de empujones, movimientos y ordenes después estoy ya libre, en el centro de una plataforma con forma de medialuna y con el gorila que me quito la capucha mirándome con cara de pocos amigos… ni siquiera habla, con un simple además de esa mano que podría romperme el cráneo solo apretando (y sé que ellos quieren que yo sepa eso) me señala una puertea de metal a una decena de pasos de ahí… bueno, como decía mi viejo, una vez en el baile.
Tal vez lo mas sorprendente del laboratorio (junto con el hecho de que, tal vez sea el primer civil en pisarlo en… bueno, nunca) sea su simpleza, acostumbrado a sus crímenes que por lo general parecen salidos de un Cartoon del sábado a la mañana, debo admitir que la simplicidad muy “Art Deco” de su guarida resulta pasmosa. Blanco, limpio, casi impersonal en su falta de detalles, solo una fotografía borrosa y una computadora que luce como algo que un Alien usaría para comandar su nave espacial, rompen la uniformidad del lugar… eso y el hombre en Cuestión; Alto, fino como una varilla y completamente calvo de pies a cabeza (se sabe que suele dibujarse las cejas en sus apariciones por TV para parecer mas humano… pero aquí y ahora no lo ha hecho) con su mejor bata, hay algo de señorial y a la vez de snob en su presencia toda ; sensación que se incremente cuando, sin mediar saludo, seña o palabra alguna, espeta en forma de orden “Empezamos” y se pone a caminar delante mio dándome la espalda mientras solo yo atino a sacar mi cuadernillo de anotaciones.

P: Pero… sin antes… ehhh… ok. Dr. Millenium cuéntenos que…
Prof: No. No, no, no, no, no. No podemos empezar asi. Digame, ¿Cómo pretende que nos comuniquemos con respeto y comprensión si ni siquiera se toma el trabajo en aprender mi titulo correctamente? ¿Acaso yo lo confundo con un cocinero, un abogado o un simio? Aunque ahora que lo pienso, tal vez debería.
P: Pe… ¿Perdon…?
Prof: Profesor. Mi muchacho, Profesor. Mi intención no es salvar ni sanear ni curar a nadie, mi intención es enseñar.
P: Enseñar…
Prof: (hace un gesto con la mano… como un circulo) En efecto. Producir un cambio en el modo de percibir el mundo de los demás a través del conocimiento, hacer que el conocimiento muestre como son las cosas detrás de las cosas y cuando eso pasa… bueno, con algo de suerte ya nada puede ser igual. Ni Uno… ni el mundo.
P: Entiendo lo que significa. Lo que no entiendo es porque son necesarias las muertes, las mutilaciones, las amenazas…
Prof: El trabajo del pedagogo nunca es sencillo. En un mundo hastiado y demasiado acostumbrado a la complacencia hacen falta métodos poco ortodoxos para lograr su atención… Yo no quiero asesinar a nadie, solo quiero ser entendido.
P: Pero, la violencia…
Prof: La violencia no es mas que una herramienta para un fin. Por ejemplo, si yo le digo que haga preguntas interesantes a riesgo de ser desintegrado si no lo hace (de repente, dos grandes cañones de plasma se fijan en mi automáticamente) ¿Cómo cree que reaccionaria?
P: Preguntándole sobre su infancia, creo yo…
Prof: Bah, Minucias sin interés.
P: Ayudan a dar un lado humano a su persona. Tal vez si la gente lo comprendiera mejor hasta sería capaz de entender y aceptar lo que hace… Herramientas y fines, como usted dice.
Prof: (carraspeando) la gente… je (mirándome con aire de superioridad) Tal vez no sea usted tan idiota como presupuse al principio. Claro que eso serie imposible. Esperaba poder evitarlo pero… en fin. Hijo de padres divorciados, Madre Azafata, Padre Militar, dos profesiones con la invaluable característica de la desafección. Verá, desde muy temprano en mi vida comprendí que mis capacidades y habilidades me pondrían muy por encima de los demás y que toda relación habría de ser inútil y potencialmente peligrosa para mis fines de, alguna vez, controlarlo, dominarlo todo, alejarme de mis padres a temprana edad no fue mas que el primer paso de esa realidad.
P: Aún así, esas consideraciones habrían de ser posteriores, ningún infante puede llegar a realizar y mas aún, aceptar esos argumentos a tan temprana edad.
Prof: O tal vez solo aquellos que escribimos una Monografía sobre Nietzche antes de aprender a andar en bicicleta.
P: Esta bien, hábleme de la escuela primaria.
Prof: (mueve la mano en un gesto de hastío) Una vez mas, no hay mucho que decir. Un mero tramite. Tres años de mi vida donde podría haber estado haciendo infinidad de otras cosas, útil, sin embargo, en el aspecto de que me permitió por primera vez probar mis habilidades como formador de caracteres. La escuela como institución y microcosmo del universo exterior, ávida de ser dirigida y reformulada por la mano de aquellos que tienen la capacidad y, porque no, la audacia para hacerlo…
P: Esta hablando del “Incidente Arnold”
Prof: Apenas una prueba, un pequeño atisbo de lo que habría por venir. Convencer, coaccionar, ordenar a 100 chicos para vestirse con casaca Inglesa y cantar el Himno Britanico durante las celebraciones del 4 de Julio, apenas puede entenderse como un crimen… salvo que seas la Inspectora Distrital, realmente espero que haya recuperado el habla.
P: Pero no todos sus compañeros se plegaban a sus “Enseñanzas”.
Prof: Solo los que tenían instinto de preservación. (Oscureciendo su rostro) Pero ya que los menciona, debo de admitir que la existencia de estos “sujetos” me preparo para una de las grandes realidades del mundo al cual iba a enfrentarme toda mi vida.
P: ¿Qué es…?
Prof: Aquellos individuos que creen que sus capacidades innatas, su fuerza, su velocidad su… en fin, todas esas cualidades físicas que al parecer son mas valoradas que el entendimiento, les dan el derecho a creerse dueños del mundo y tratar al resto consecuentemente. (Aquí casi se puede notar un leve tic en su ojo… es apenas un pestañeo que controla inmediatamente, pero ahí esta)
P: Usted ha hecho lo mismo…
Prof: No (y aquí casi parece enojado) Mis capacidades tuvieron que ser nutridas, formadas, mejoradas… si, podía leer un libro en menos de una hora y si, podía entender el esquema de adquisición Lingüística de Chomsky en pocas lecciones, pero siempre tuve que BUSCAR ese libro, o ENCONTRAR ese esquema. Nunca pertenecí a esa raza de supuestos “especiales”… que reciben todo por obra y gracia de la casualidad cuántica…
P: Como el Capitan Thunder
Prof: El, y los otros como él. Los “Heroes”; tengo un IQ de mas de 200 puntos y no puedo entender como una sociedad etiqueta como “Héroe” a un individuo que solo existe para frustar las empresas de los demás. Pienselo, los héroes solo existen para reaccionar, nosotros actuamos, somos la verdadera reencarnación del espíritu Humano… siempre queriendo hacer cosas, siempre buscando una nueva meta. Cultivamos el espíritu del trabajo que nos hizo salir del lodo primordial, si fuera por los héroes, todavía seríamos peces tratando de generar patas.
P: Si mal no tengo mis datos, su primer cruce con el Capitan Thunder fue durante su estancia en la universidad…
Prof: “Policia de campus” el primer trabajo de su querido héroe… todo el mundo lo llamaría Nerd y ridículo si no pudiera ponerlos en orbita de un puñetazo.
P: Aún asi, trato de recordar su falta, algo que ver con el sistema de irrigación del campus…
Prof: yo… yo trataba de modificar los patrones de irrigación de los rociadores mezclados con pintura para reproducir un cuadro de Sezzane en escala real…
P: ¿Un Cuadro? Eso parece… eso parece extrañamente leve para las cosas que suele hacer, además nunca ha demostrado interés por el arte de ninguna clase asi que…
Prof: (Ofuscado) Es verdad, las formas artísticas son de una inutilidad manifiesta, no sirven para nada y nadie debería intentar hacer arte o… o estudiarlo, y sobre todo porque ell… Alguien perdería el tiempo estudiando métodos y líneas y modos y cuando intestas demostrarle como vos también podés te mira como si no entendiera y… (baja un momento la vista, tratando de calmarse) lL hice para demostrar que podía ¿Entendido?
P: Entendido pero…
Prof: Pero ya ha sido suficiente de estas trivialidades… hablemos de la Maquina. ¿No es eso acaso lo que tiene nervioso a todos?
P: Es Su amenaza de cambiar al mundo tiene nervioso a todos.
Prof: (sonriendo de un modo que me hiela la sangre) Por supuesto… y eso nos lleva a la Maquina.
P: Ok, pasemos a la maquina, sea cual sea, expliquela a los lectores.
Prof: ¿Explicar? Sus lectores necesitarían un doctorado en Fisica Cuantica para siquiera comenzar a entender como funciona la Maquina que he creado y la verdad es que ellos nunca importaron. El que importa es usted, porque va a ser a usted, y solo a usted a quien voy a decir que es lo que hace.
P: ¿Perdón…?
Prof: (pero no me hace caso) Imagine al universo como un teatro, la realidad que vivimos es simplemente una de las muchas escenografías intercambiables que este Universo contiene, lo que la maquina hace es permitirnos movernos tras bambalinas y cambiarlas según nuestro gusto. ¿Entiende? Esta maquina me permite reescribir al mundo para convertirme en rey, o emperador… o incluso Dios si usted cree en esas cosas… (me mira, por primera vez con un tono juguetón)
P: Y usted va a poner este artefacto en funcionamiento en…
Prof: Hace media Hora… desde que usted esta aquí para ser exacto. Pero tal vez sea mejor mostrarlo…
Y entonces, de un además, como si pudiera meter su mano en medio de la “realidad” y descorrerla como una simple cortina. Me muestra su abominación… una cacofonía hecha de luces parpadeantes, ruidos bombardeantes e imágenes descompuestas en un caleidoscopio infinito perdiéndose en una inmensidad sin fin… un todo encerrado en los absoluto universal. Una Quimera infinita hecha de todo lo que es, fue y será.
Y aquí no puedo evitarlo… me pongo nervioso, me falta la respiración y pierdo el equilibrio. Pero por primera vez Millenium se muestra amable.
Prof: Respire… respire… no se pongo nervioso, yo lo entiendo. No se puede contemplar el infinito sin sentir un poco de vértigo después de todo.
P: eso… eso… eso…
Prof: Eso es el universo… o una manifestación del mismo al menos, esas son las bambalinas de lo que percibimos como realidad y Ese, va a ser mi hogar cuando esto termine.
P: Su hogar… usted va a…
Prof: Desaparecer, de todos los lugares, de todos los recuerdos, de todo lo que és. De existir, si le gusta la palabra. Voy a dejar de ser actor para transformarme en Autor… en demiurgo del gran teatro que es la vida de las gentes.
P: (sonríe maniático, lo se)No… no puede ser, una maquina así es… es ciencia ficción… es magia, magía pura. ¿Qué quiere decirme? que Ya está, que es así de simple, que ya la ha encendido y la va a utilizar para vengarse, para matar a todos y cada uno de aquellos que lo han humillado o se han opuesto a usted… que ganó simplemente al encenderla.
Prof: ¿Ganar…?Por favor, creí que era mas despierto que eso, después de todo; Aquel que PUEDE hacerlo todo, No TIENE porque ganar nada… A donjde voy ya no habrá padres desafectados, ni compañeros crueles, ni desengañ…(se para, como una ultimo fallido… que ya no importa) a donde voy ya no importa ganar porque soy el dueño del juego. (y esto lo dice convencido… tranquilo, casi con una aura benévola encima)
Prof: (pero ahora vuelve esa risa que me hizo dar escalofríos hace apenas unos momentos) Sin embargo. Antes de entrar y activar los últimos procesos de la maquina quiero que alguien SEPA que soy yo… quiero que alguien tenga la certeza que cuando alguien se salva milagrosamente de un accidente imposible, o cuando un avión cae después de quedarse sin electricidad, o cuanto todos giran sus rostros rezando por piedad, o ayuda o iluminación o lo que sea que los insectos piden… estarán dirigiéndose a mi.
P: No, no no… no puede ser…¿Por qué…? ¿Por qué me dice esto entonces…?
Prof: ¿Acaso no estuvo prestando Atención?
P: No entiendo… esto…
Prof: Claro que no. Se lo dije desde un principio, antes que nada soy un profesor y esa es la razón de que usted esta aquí. Después de todo solo quiero ser entendido ¿Qué sería de mi vocación si no pudiese enseñarle aunque sea a UNA persona cual es la verdad de las cosas?
Y diciendo esto simplemente desaparece. No solo el, sino todo lo que lo rodea, laboratorio, computadora, la maquina al fin, todo en un flash de luz como una explosión de fulgor adentro de un salón de espejos. Como una explosión contenido que reverbera en todos lados.
Y ahora estoy afuera, en un descampado al cual no recuerdo llegar, sin nadie en cuadras a la redonda, y con un vacio infinito en lo que es mi habilidad de pensar. Temblando… sin saber, muy bien como reaccionar o que hacer siquiera, trato de acomodar mis notas en algo legible o entendible para rehacer, para comprender la historia, cuando una gota pesada, espesa e increíble impacta con las hojas, y otra, y otra y un diluvio que borronea las letras y las pruebas y todo lo que sostiene mi cordura…

Trato de creer que es casualidad… de verdad, hoy dia trato muy fuerte de creer eso. Trato de creer que su abominación no era mas que uno de sus planes estúpidos y que falló y que lo consumió, y que ahora ya no existe…
La mayor parte del tiempo no me funciona.