Unos Fantasmas.

A veces le dejan el mate adentro de la heladera; otras, ya mas atrevidos, pintan las guarangadas y amenazas de siempre en la pared del dormitorio; pero probablemente la que mas le jode es cuando le ponen vidrio molido mezclado con el azucar.
“Es cuestión de acostumbrarse”, se dice mientras borra la pintura o toma su cafe puro y fuerte o alisa la tierra del patio que la lluvia poceó ahí, donde cavo hace poco.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s