Seguro.

Construido durante años de cuidadosa labor; paredes de recuerdos, trampas de furias, falsas puertas de ilusiones custodiadas por manias mal curadas, apenas si el laberinto terminó de ser soñado para cuando la muerte llego en su busqueda.
Atonita ante la inesperada novedad, la parca se permitió unos minutos de busqueda antes de abandonar la inutil empresa y dejarlo, ahí, en el centro de la maraña innavegable, donde sin saber que venció, la espera aún.
Solo, aterrado, seguro,

Advertisement