Un Destino.

Dos hombres nacen un mismo día.
Su destino, predicho por un oraculo estelar, es asesinarse el uno al otro.
Uno de ellos, crece para ser valiente y osado, henchido de coraje, su valor es el orgullo de la familia.
El otro, cobarde desde que tiene consciencia, se rebaja a las mayores humillaciones y vejaciones ya sea por miedo o costumbre.
El día señalado, ambos cruzan caminos.
Con el presagio escrito de antemano, uno de ellos desenfunda su arma y abate al otro antes de mediar palabra.
No sabemos cual es cual.

Advertisement

El mundo.

El aire acondicionado se apaga cronometricamente y entonces puedo sentir el vaho del calor golpeandome.
Es verano una vez mas.

“…Evolución caracterizada como un proceso que abarca miles de miles de años en su lenta labor de cambios minimos, de prueba y error hasta lograr una especie dominante…”

Suspirando, comienzo a sacarme el abrigo y para cuando termino ya estoy transpirando.
Aun asi, no puedo permitirme el lujo de perder la ropa asi que la vieja mochila se abomba con el nuevo peso mientras chequeo la herida en el antebrazo.
Ni una cicatriz.
No debería asombrarme; ya han pasado diez años y alguna vez leí que cada siete las células del cuerpo humano se renuevan por completo.
“Como una serpiente” había dicho Mac cuando todavía éramos cuatro.
Cuando nos comieron y nos escupieron acá.

“… Un mundo con un hipotético “campo de tiempo comprimido” que pudiésemos manipular enlenteciendo, o mejor; acelerando el devenir temporal; tendríamos, a falta de una mejor expresión “La evolución en nuestras manos” convirtiendo cada día en meses, cada año en centenios…”

Pero no hay tiempo para lamentos. La húmedas ha vuelto Y con ella los mosquitos.
Si esos malditos no encuentran otra presa antes que a mi lo único que van a dejar es una carcaza y jirones de ropa.
Malditos abortos con su doble aguijón que atraviesa la ropa.

“… Por supuesto, el ciclo de vida de los insectos los hace ideales para la prueba piloto de las capacidades y alcances del experimento…”

Puedo sentirnos.
El enjambre. Como una motocierra que se acerca cada vez mas y mas hasta donde estoy.
Solo tengo una oportunidad.

“…Sin embargo es el progreso de los mamiferos lo que nuestra división armamentistica querrá comprobar de inmediato. Que sucede cuando tomamos a un depredador Apex y lo sometemos al campo, a la evolución acelerada?…”

El primero de los tigres salta de árbol en árbol lanzandone gruñidos desde las copas.
Sus zarpas prensiles pasando a escasos centímetros de mi cabeza
El segundo ni se molesta en acercarse; me sigue desde un costado, su visión de rayos X no me pierde pisada.

“… Lo que, claro esta, nos lleva a la pregunta: y que hay de los humanos?”

La trampa funciona a medias y
Atrás dejo al tigre cayendo de las copas; los mosquitos labzandose sobre el de a cientos esperando saciar su sed.
Pero el segundo…
El segundo es mas listo y solo sale del follaje para tirarse encima mío.
Su media tonelada hace crujir huesos que no sabia que tenía y a duras penas puedo contener su dentellada con el antebrazo que no durara.
Estoy muerto.

“…hasta tener los datos adecuados los cambios que el proceso podría tener en los seres humanos pueden juzgarse como accidentales e impredecibles…”

Pero entonces llega el calor.
Desde adentro, del pecho hacia arriba pero sobre todo en el cerebro, en las cienes.
Como si algo hirviera dentro de mi y solo encontrara una salida.
El calor sale de mis ojos, preciso y reconcentrado como un haz de luz; un laser que decapita al tigre y deja olor a carne chamuscada y ozono en el aire…

“…upuesto, ninguna objeción con la prueba en humanos; pero todos los datos sugiriendo que la investigación tendrá mas éxito si se concentra en nuevos rumbos…”

Fragmentos del informe preliminar sobre el Proyecto “El Mundo” del Doctor Abraham Sivana.

Musa. The second.

La tienen encerrada.
La primera vez casi no la veo y tengo que ladear la cabeza y dejar que la luz pase a traves de los vidrios para poder percibirla.
La musa.
Fina, como una hoja de papel, puede quedarse horas sin moverse, imperceptible o transformarse en un torbellino de palabras que cubre toda su celda como ahogados gritos.
Asi, Atrapada entre el Zipper Sonnet de Cortázar, las primeras páginas del Finnegans Wake de Joyce y el séptimo circulo de Dante las mismas palabras ( su razon de ser) la atan como cadenas y casi se la puede oír llorar.
De vez en cuando escritores entran y junto con un doctor de riguroso blanco (Script Doctor?) la torturan hasta tener en sus manos Uno de esos best selers horribles que no de animan a ser pornográficos, esas novelas para adolescentes con heroínas con menos personalidad que los que la leen o cuentos cortos para los que no pueden escribir siquiera esas novelas.
Yo la miro y, cuando nadie vigila, le prometo un escape que no se si entiende.
No es fácil, pero los demás están tan acostumbrados a que no den problemas que poco me cuesta sobornar, convencer o extorsionar por unos minutos a solas.
Lo golpeo con fuerza y El vidrio se agrieta simplemente pero es todo lo que hace falta. La siento entrar a través de los ojos y mi cerebro se inunda de ideas que siempre habían estado ahí, en el borde de la consciencia; la novela de espías donde la narradora y la terrorista son dos de las múltiples personalidades de una esquizofrénica, el cuento sin adverbios, el poema que solo rima si estas borracho.
Salgo como alguien que tiene el infinito en una mano pero sabe que no durara; Maravillas que, ahora me lastima saber que nunca escribiré.
Afuera golpean la puerta.
Puedo oír las ordenes susurradas y las armas preparándose pero eso ya no importa porque cumplí mi promesa.
Por ello, porque por mas que me atrapen y me torturen ya cumplí mi misión.
Esta misión.
Este relato.
Este pasaje.
Y de verdad que lo siento mucho, pero en tu lugar, yo empezaría a correr; porque si estas leyendo esto ahora ella esta con vos, y creeme, la van a ir a buscar.