ToughtBomb

[Después de terminar con la grabación, el detective salió del APV y acomodo la resolución de su retina con dos breves toques en la frente.
Allá a lo lejos, casi enteramente tapada por la tormenta, la estructura en forma de iglú aparecía y desaparecía con las ráfagas del viento.
Mas por costumbre que por necesidad (Había tomado la precaución de bajar la sensibilidad de su biodermis ni bien las nubes aparecieron en el horizonte) subió el cuello de su gabán y se encaminó dejando evanescentes huellas en la arena.]

El primer incidente ocurrió en la mañana del 23 de Abril. De hecho, si hay que ser sincero, ni sabíamos que calificaría de “Incidente” hasta pasado el mediodía cuando la información de los otros empezó a llegarnos de distintos puntos de la ciudad.
Al parecer lo que en un principio había sido un simple suicidio en las Pneumovias de los electrotrenes, tomo otras dimensiones cuando reportes de otros 25 casos similares fueron cotejándose desde la central.
Los testimonios sobre las victimas parecían calcados:
El Transporte de las 10:34 se acercaba a la estación como todos los días, la señal de su arribo sonó anunciándolo y de repente, las victimas se tensaron, pestañearon repetidamente, miraron hacía arriba “Como si trataran de recordar algo” y se dejaron caer…
Las que no resultaron electrocutadas por el campo EM, fueron arrolladas por el Electrotren que no tuvo tiempo de detener su marcha…

[El camino hasta fue lento y tortuoso.
No importa si la sentía o no; la tormenta arreciaba y era difícil mantener el ritmo y la compostura ante el constante viento.
El detective sopeso activar los servos de sus piernas, pero recordó las advertencias de distrofia muscular que el uso prolongado de este tipo de mejoras podría traer y decidió que veinte minutos o media hora mas era un precio razonable a pagar para no tener que tomar drogas re constitutivas.
Además, ya lo tenía. Si estaba ahí, ya no había escape.]

El segundo incidente ya se calificó oficialmente como tal.
Fue durante una protesta en contra de la venta del mapeado del genoma humano al conglomerado Beyer-Montes frente a la alcaldía de la ciudad.
La concentración comenzó a las dos y media de la tarde en los alrededores de la Torre de los Inmigrantes y por un momento pareció que sería una demostración pacifica; unos pocos efectivos aquí y allá solo se preocupaban en desviar el transito y mantener a la masa en movimiento.
De repente, el reloj de la torre marcó las seis de la tarde, las campanas resonaron y todo el infierno pareció desatarse.
Una vez mas, un centenar de personas se detuvo en su lugar, se tensó, pestañeó varias veces y luego se arrojó salvajemente contra los policías blandiendo palos, botellas y sus propias manos.
El resultado del ataque fue una masacre; casi todos los efectivos muertos y un poco mas de cien inocentes regados por la calle.
Caminé por esas calles en labor de identificación, sin poder creer que esas personas pudiesen comportarse así.

[Al reparo de lo que parecía una batería o un generador de alguna clase. El detective aprovecho para recuperar el aliento y buscar una entrada a aquel lugar.
Moviéndose lentamente, tanteando con el pie cualquier hueco o irregularidad que pudiera dar lugar a una puerta, escuchó el sonido del metal contra su bota.
Despacio, contra el viento, siguió los sonidos de sus pisotones hasta que estos se encontraban con la arena figurando un circulo perfecto.]

A pesar de esperarlo, el tercer incidente fue tan desastroso como los demás.
Pasó durante la final de la Copa de Los Nuevos Fundadores, donde el Jennet Noir se enfrentaba contra el Pink Flamingo en el partido de vuelta.
El marcador iba dos a cero cuando, el pitazo del árbitro reverberó por todo el estadio y entonces, desde las tribunas superiores, los simpatizantes de ambos equipos se tensaron, pestañearon varias veces y luego, simplemente se dejaron rodar escalinatas abajo llevándose a los demás en su caída, una avalancha de cuerpos que duro apenas unos segundos y no dejó sobrevivientes.
Una vez mas, tuvimos que esperar que las maquinas despegaran cadáveres del campo para poder siquiera movernos por allí.

[Al detective le basto cavar solo un poco para develar arte de una antena de algún tipo, oculta bajo la mugre, inmóvil y vieja, pero lo suficientemente grande y poderosa para hackear la Red e implantarla remotamente.
Así lo había hecho.
Casi sonrió.]

Estábamos desesperados ¿Por qué mentir? A lo largo de toda la ciudad perseguíamos la mas leve de las pistas con la esperanza de encontrar alguna respuesta, alguna conexión mientras esperábamos el siguiente “Incidente”
Pero nada.
Fue cuando ellos aparecieron. Habían tratado de permanecer ocultos, de contrastar distintos fenómenos rogando porque no tuvieran nada que ver; rogando por casualidades, pero al final la evidencia fue demasiada y vinieron a nosotros.
Se presentaron como una rama del gobierno que investigaban conceptos de armamento y vigilancia esotéricos. Uno de estos proyectos resultó la llamada “Red Morfeo” y ahí estaba el problema.
Ninguno de nosotros entendió la ciencia detrás de las explicaciones pero se reducían a esto: Mediante una señal, podían entrar y vigilar los sueños de las personas… vigilar y explorar sus ideas, pensamientos e intenciones antes de que algunos se dieran cuenta de que los tenían.
Era una idea de avanzada… y como toda idea tenía su reverso oscuro.
“La Bomba”.

[La puerta hizo un sonido metálico similar al cual hacen las trampas de cacería cuando el detective la activó.
Un secó y sordo “Chack” que resonó aún por encima del uluar del viento y activó un mecanismo que deslizo una pequeña visagra hacia un lado con lentitud exasperante.
El detective no espero, y se dejó caer por la abertura desenfundando su arma.]

El primero en verlo fue el Dr. Elías Schmidt. Padre de partes vitales del proyecto, nos dijeron; teorizo que la señal no solo podía usarse para entrar en los sueños de las personas, sino también para invadir sus pensamientos y originar ideas.
“Tougtbomb”, o “La Bomba” fue el nombre que le dio a su teoría principal. Una literal “Bomba de pensamiento” capaz de infiltrar las psiquis de los sujetos e implantar ideas de cualquier tipo; según él, bastaba solo un gatillo de algún tipo y podríamos implantar atentados, asesinatos políticos o lo que sea que se juzgase útil o necesario.
Nos dijeron que fue despedido apenas presentó el proyecto, pero nadie terminó de creerlo.

[Aquel espacio era grande para una habitación pero pequeño para una casa. Un recinto como un rectángulo perfecto cuyas estancias separaban leves velos como cortinados.
En una de las paredes sujetados por alfileres, unos diagramas del cerebro humano se mecían ante la entrada del renovado aire, en un ángulo, una pequeña pava de metal se calentaba con un tenue fuego, mientras, colgados varios discos de un metal luminoso giraban sin cesar.]

Con un nombre y una agenda ya trazados. Lanzamos la cacería por toda la ciudad. Como si fuera una carrera contrarreloj (Y, por todo lo que sabíamos, así era) nos lanzamos a buscar cualquier pista por ridícula o pequeña que pareciera.
Mientras otros se ocupaban de buscar familiares, conocidos, o seguir el rastro de su trabajo, yo intenté rastrear la tecnología detrás de los ataques.
Con las pocas especificaciones de la Red Morfeo que el gobierno había proporcionado, “converse” con cualquier Pira-Programador, Hacker y Tecnosensitivo que conocía, y varios a los que no.
Fue uno de estos últimos quien fue capaz de captar las huellas casi muertas de la señal que había pirateado la red desde el primer incidente.
Sus señas me llevaron fuera de la ciudad, más allá de los límites de los sellos EMP y el domo de aire purificado.
Me llevaron al Erial y lo que sea que en él me espera.

[Desde el centro del recinto, sin siquiera darle la cara; hablo con una vos que era diáfana e hospitalaria.
– Menos de dos días desde la última señal. Estoy impresionado, ¿Señor…?
-Arriba. Manos donde pueda verlas…
-Sin presentaciones entonces. Como quiera, pero es muy grosero irrumpir en la casa de alguien
– No tengo porque ser educado cuando apreso a un asesino-
– ¿Asesino…? Bueno, supongo que de alguna forma lo soy- Casi susurró mientras se levantaba y el detective podía ver la Encefalored a la cual estaba conectado, los ojos blancos de alguien que solo está en parte en el mundo real- O eso dicen mis antiguos empleadores. Dejeme adivinar. Le dieron el discurso de cómo puedo transformar a cualquier ciudadano en un asesino o en un terrorista ¿Verdad?
– Callado. Desconéctese y muévase lejos de cualquier cable-
– ¡Que raro! Olvidaron mencionarle como el primer objetivo de la “Bomba”, era el de apaciguar comportamientos negativos y socialmente perniciosos. Un método de prevención, no de creación de horrores…-
-Y, supongo que eso ameritaba que cientos muriesen- Contesto el Detective contra su mejor juicio.
-Eso… eso fue para llamar la atención. Cuando ya no puedan- Acá agacho el cabeza, tal vez avergonzado- Negarlo. Verán que tengo razón. Verán todo el potencial de lo que he creado. Pero es verdad que lo siento- Entonces levanto la mirada y, por primera vez, su rostro y sus ojos SI miran al detective- Lo siento tanto como esto…-
Y al momento de decirlo; desde uno de los lados, la pequeña pava de metal comenzó a hervir emitiendo un pitido agudo e inconfundible.
Sin poder evitarlo, el detective se tensó, pestañeó varias veces y llevó el arma hasta su cien…]

A lo lejos; Una tormenta se acerca y tengo que seguir a pie. No podía ser de otra forma.
Cambio y Corto.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s