Un Vuelto.

El Diablo se le apareció mientras esperaba el 24.

Vestido como todo un caballero, se le presentó sin remilgos ni engaños e inmediatamente abordó el tema en cuestión.

Había sin duda algo que él quería, algo que deseaba, algo que le producía un hueco en el pecho, una falta cuya rectificación debía ser inmediata aún a precio de su propia vida.

No tardó en pensarla. Su pelo. Su olor. Sus ojos azules que quemaban sin estar.

No necesito más que eso y, ansioso, intento apurar la transacción por ese amor imposible.

Sin embargo a la hora de los pagos el maligno, hablando de cierta economía celestial, sacó una balanza de plata y, con un gesto de la mano, peso el alma de su cliente.

Lugo, aduciendo una diferencia a su favor, aclaró que esta alma pesaba demasiado y que debía darle un vuelto: “Para completar la diferencia”.

En este caso, aquel vuelto tomó la forma de una posibilidad: Si en el futuro se hallaba enamorado de otra persona, bastaba pedirlo y el hechizo se transferiría al nuevo objeto de deseo.

El trato se selló con un frío beso en la mejilla (la verdadera rubrica de los réprobos y traidores).

De más está decir que obtuvo ese primer amor (el maligno, se sabe, es cabal en estas cuestiones); la joven de los ojos azules cayó a sus pies y fue feliz… Por un tiempo.

Más pronto que tarde, las atenciones, los mimos y los celos de su compañera comenzaron a hartarlo y, para empeorar las cosas, un nuevo par de ojos canela apareció en su vida.

Sin problemas, pensó para sí; e hizo uso del vuelto que celosamente había guardado.

Por supuesto, su vuelto funcionó a la perfección y la nueva receptora del deseo quedó prendada de él sin remedio.

Claro está, había un detalle que el Demonio había olvidado mencionar, un nuevo amor no significaba la abolición del anterior, más bien todo lo contrario.

Llorando por los rincones, dejada de lado, traicionada al fin, la joven de ojos azules no tuvo más opción que hacer algo desesperado.

La primer bala lo alcanzó por la espalda saliendo de la facultad… ahí nomas de la parada del 24.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s