Consideraciones sobre el Purgatorio. (Extracto)

En el momento final, se sabe, el ángel de la muerte se aparece con las llaves en su mano.
La primera, roja como la sangre, abre las puertas del infierno y quien las reciba será condenado por toda la eternidad a vivir su peor pesadilla.
La segunda, de un azul purpureo, descerraja las perladas puertas y quien sea afortunado de poseer las vivirá sólo en los más felices de sus recuerdos y jamas sera olvidado.
La tercer llave, labil y transparente, abre, claro está, las puertas del purgatorio.
Esta nocion, sin embargo, ha sido asunto de acaloradas especulación.
Los estudiosos escolasticos más conservadores sostienen en el Purgatorio como aquel lugar donde las almas realizan acordes penitencias Hasta poder ascender al Paraíso por propio mérito.
Por supuesto, otros maestros discuten esta interpretación aduciendo que las culpas originadas en la tierra no pueden lavarse en el más allá e imaginan aquel lugar Cómo una eternidad brumosa donde reina una niebla tan espesa que impide siquiera se vean entre sí.
Es, sin embargo, el tercer grupo de teólogos aquel que postula la teoría más interesante. Según ellos la llave en cuestion no abre la puerta sino a nuestro mismo mundo para regresar a los espíritus como si nunca se hubieran ido, pues la verdadera naturaleza del Purgatorio es emocional y no topografica.
De este modo, Vivos de nuevo y sin sospecharlo, lentamente, poco a poco, un vacio comienza a crecer en ellos.
A veces aparece como un lugar semi olvidado, a veces como un momento irrecuperable en el tiempo y a veces como un amor perdido.
Pero se disfrace como se disfrace, la verdad es que es un hueco, una ausencia en el alma que no puede llenarse no importa lo que suceda o que se intente; y que tarde o temprano lo ocupa todo.
La conclusión es básica, y a la vez descorazonadora; rara vez los humanos no estaríamos en el Purgatorio.
Acusados de herejes, aquellos partidarios de esta teoría han sido expulsados, excomulgado y su doctrina oculta o quemada.
Extrañamente y a pesar del ejemplar y riguroso castigo la gente sigue triste y vacía.
Como si algo les faltase al fin.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s