A la Noche.

A la noche, cuando el mundo duerme y los puentes entre el hoy y el ayer son cada vez mas debiles, se deslizan desde ahi junto con el sueño y la muerte. (que son hermanos, para quien no sabe)
Si entre las vueltas de la cama o las veces que te levantas a la heladera o al baño pudieses afinar la vista, acomodarlas esa oscuridad que no es total pero si es infinita, los verías por el rabillo del ojo moviendose como una sombra hecha de liquido ennegrecido.
Igual, no lo hacés, y eso les permite seguir con su trabajo, recolectando, juntando, acumulando todas esas cosas que perdemos sin querer o a drede durante el día. Pelos sueltos ya canos de edad y stress, la piel que se cae con cada movimiento, lagrimas que no sabés haber echado porque, convengamos, vos no sos de llorar; todo eso juntan para llevarselo y reconstruir ese que alguna vez fuiste.
Cuentan que, cuando llegue el momento y ya no des mas, te van a reemplazar por el yo que ya olvidaste y que vas perdiendo cada dia un poco mas.
Por supuesto, es una leyenda, pero vos lo esperás todas las mañanas cuando te pones el traje Gris oscuro para salir.

Advertisement

Things we (don´t) say today.

Cuando a mamá se le empezaron a caer las palabras, supe que la maldición familiar estaba por alcanzarme.
Me gustaría decir que fue de repente, que no tuvimos tiempo de nada pero lo cierto es que no le habíamos prestado atención desde hacía un rato ya y en el camino ya había perdido acolchonado, situación, raro y oxítono así como quien no quiere la cosa. Lamentablemente, solo nos dimos cuenta cuando ya no tenía el nombre de mi hermana y el mío pendía de un hilo.
Por supuesto, tuvimos que separarla (el mal se expande por proximidad según sé) aunque nadie quiere hablar de eso, en parte por la culpa, en parte porque no queremos darle entidad a algo que ya está ahí.
Últimamente he tenido una idea que tal vez me ayude: Quiero salvar mis palabras, todas ellas, las lindas y las feas, las malas y las buenas, las elegantes y las desubicadas y todas las otras.
Por eso escribo estás lineas, un poco desesperado para que cuando llegue el momento pueda…