Peso muerto.

Pesado no?
Dijo su papa en referencia al cadáver que cargaba a caballito con sus brazos anudados al cuello y las piernas colgandole casi a la rastra.
Por un momento pensó que no iba a suceder. después de todo había cruzado la mentada “línea del regreso” hacia ya unos centenares de metros y el reflejo de la pira eterna ya se empezaba anotar sobre su rostro y una alegría oscura se había apoderado de el cuando asumió que tal vez no iba a aparecer, que tal ves no había nada que decirse. Que esta vez el tan mentado fantasma del muerto reciente no iba a aparecer que iba a ser de aquellos que fueron y vinieron limpios de culpa y de reproches.
Pero no. Ahí estaba su viejo. Un gigante a su lado con el rostro duro y los ojos que siempre parecía, te juzgaban desde la altura.
No- contesto medio entre dientes- a esta altura no es mucho mas que una bolsa de huesos- dijo con juntando todo el malditismo que pudo.
Para que su padre solo contestara con un lacónico y aun mas enojoso -mhhh- y luego callase por un largo trecho.
Como siempre; quiere que yo diga algo. Quiere que yo empiece a hablar para después hecharme en cara las boludeces de las que hablo o gruñirme y ni siquiera contestarme, pero si piensa que voy a…
-dolió?
Puta madre.
– no. En el momento no. Es simplemente dejar de hacer algo dejar nunca duele – y ahí lo miro recordando, clases de volley, clases de guitarra, clases de Tae Kwon do. Todas a media hacer con algo de suerte. El reproche de siempre. Parece que lo buscase- pero llegar ahí si que dolió. Ver de a poquito como te vas pudriendo con la peste esta de mierda y lo peor, saber que ni un entierro vas a tener… Un lugar a donde puedan ir a llorarte.
Y ahora el se dio el lujo de espetados ese mhhhh que le había quitado y ahora era tan suyo como tantas otras cosas.
Así que siguieron caminando. Uno al lado del otro. de vez en cuando habría la boca para decir algo pero la cerraba al ver la mandíbula de su padre e imaginar las respuestas. Todas terminando con un insulto y una mirada de desaprobación.
a cada una de ellas, imaginaba lo mismo, una y otra vez.
Finalmente. Llegados ya a la pira rezo los rezos adecuados y luego arrojo su carga de un solo gesto esperando que el fantasma desapareciera de inmediato.
Pero por alguna razón no lo hizo y tuvo tiempo de lastrados una ultima y sostenida mirada de desaprobación.
Porque…?- se apresuro a preguntar pero solo obtuvo un
-no. Ahora esas son solo tuyas-.
Por alguna razón Al volver. Sintió como si el cadáver todavía estuviera colgado ahí. Y fuera estar ahí para siempre.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s