Un sueño.

Como siempre despues de un par de vueltas y unas ideas que se niegan a irse, lo recibis con los brazos abierto. Acostumbrando a la hospitalidad de aquel sin obligaciones, entra sin duda ni pausa; con esa cara que es ninguna y tantas a la vez.
Ahora esta ahi y sin esperar orden ni invitación, pues al contrario de lo que digan, nada ni nadie lo controla, empieza con lo suyo: primero con la voz de tu abuelo el dia ese de la bici nueva, azul y reluciente, que te dieron para el cumpleaños, para despues pasar a la de Gabriel que te pide la pelota a puteada limpia porque esta solo por la izquierda y despues te agarra desprevenido cuando la cambia, la afina, la endulza y se convierte en algo que no queres oír. Algo que quisieras ocultar o enterrar  u olvidar junto con esa noche y su vestido y su olor y su boca…
Todo eso queres pero lo dejas seguir por temor a las noches sin que venga.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s